Máscara del embarazo:
toda la información sobre la hiperpigmentación de las futuras madres

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

Máscara del embarazo: toda la información sobre la hiperpigmentación de las futuras madres

Temida por muchas mujeres embarazadas, la máscara del embarazo, también conocida como paño o melasma, afecta entre 10 y 15% de las futuras madres. Benigna para la salud, el malestar generado en las mujeres afectadas, es más en términos estéticos. ¿Cuál es el origen del melasma? ¿Es posible prevenir su aparición? ¿Cómo erradicarlo cuando ya surgió?

La máscara del embarazo: explicaciones

¿Cómo reconocer un melasma?

La máscara del embarazo se caracteriza por manchas pigmentadas a nivel del rostro. Estas extensas manchas marrones o grisáceas aparecen principalmente en la frente, alrededor de los ojos, encima de los labios y en las mejillas. Se le denomina máscara por lo que, a menudo, se puede observar un juego de simetría en ambos lados de la cara. El melasma es totalmente benigno. Se caracteriza por una falta de uniformidad de la tez, pero no presenta peligro para la salud.

Causas de la máscara del embarazo

El origen preciso del melasma es todavía desconocido al día de hoy. Su principal causa sería, ante todo,  un desequilibrio hormonal. Razón por lo que afecta esencialmente a las mujeres embarazadas, particularmente cuando las tasas de hormonas alcanzan su nivel más alto (segunda parte del embarazo). El exceso de estrógenos estimularía, en efecto, la producción de melanina (pigmento que le da a la piel su color).

En paralelo, se pueden tomar en consideración factores familiares que favorecen la aparición de la máscara. El factor genético puede influir en la predisposición a desarrollar un melasma. De hecho, los fototipos oscuros son naturalmente más sensibles a la aparición de esta forma de hiperpigmentación. Por eso los melasmas son comunes en las pieles morenas.

El principal factor desencadenante del melasma: el sol

La melanina es un pigmento natural, su papel es proteger la piel contra los efectos dañinos del sol. Cuando se expone la piel a los rayos ultravioletas, los melanocitos (células ubicadas en las capas profundas de la epidermis) se activan y hacen subir a la superficie unos pigmentos oscuros que forman una película protectora.

En la medida en que la hiperpigmentación producida por el melasma es relacionada con una sobreproducción de melanina, la exposición al sol aparece como el principal factor desencadenante.

¿Son las mujeres embarazadas las únicas que padecen melasma?
No. Habida cuenta de que es un problema hormonal, los tratamientos a base de hormonas como los anticonceptivos (píldora, implante, DIU...) también pueden favorecer la aparición de la máscara del embarazo.

¿Cómo evitar tener máscara del embarazo?

El mejor aliado contra el melasma: protector solar pantalla total

La melanina se activa bajo el efecto de los rayos ultravioletas. Para limitar su producción y evitar que nuestra cara esté sembrada de manchas marrones, es primordial usar una crema solar de alta protección (índice 50 o 50+), aun en invierno. De hecho, cabe señalar, que en ciertos casos, 5 minutos de exposición sin protección bastan para que las manchas de hiperpigmentación aparezcan. Por otra parte, es necesario renovar a menudo la aplicación de protector solar para asegurar una mayor eficacia.

Buenos gestos para evitar tener un melasma

Ante todo, el mejor modo para evitar la aparición de manchas marrones o pigmentadas es cuidando su piel a diario, paso a paso:

  1. Limpiar con un agua calmante como el agua termal;
  2. Exfoliar para eliminar las impurezas, pieles muertas, para que la piel aproveche bien el tratamiento que viene a continuación;
  3. Hidratar para restaurar la película hidrolipídica que protege la epidermis.

Aparte de adoptar esta rutina, no hay muchos misterios. Para que una mujer embarazada evite la aparición de manchas antiestéticas debidas a la máscara del embarazo, es mejor no exponerse de manera prolongada al sol en las horas más calurosas. Pues ni la mejor crema solar puede garantizar una protección total en el tiempo.

En caso de exposición inevitable, he aquí dos trucos que pueden preservar tu tez:

  • Aplicar, encima de la crema solar, un polvo que integre un índice de protección solar. Permite reforzar la protección que da la crema. Por otra parte, ayuda a fijar más esa primera capa de protector;
  • Llevar un sombrero de ala ancha que cubra bien el rostro, o una gorra.

El tabaco favorece el melasma
¿Lo sabías? Tabaco y embarazo no hacen buena pareja para la salud y el desarrollo del feto, cabe señalar que el cigarro también es dañino para la piel. Tiene una acción oxidante para las células y altera la elasticidad de la piel. Esta se deseca más fácilmente y se vuelve más propensa a desarrollar manchas marrones.

La máscara del embarazo ya apareció: ¿cómo devolver a tu cara su uniformidad?

Ante todo, no es aconsejable tratar un melasma durante el embarazo. Por una parte, el tratamiento despigmentante puede tener efectos perjudiciales sobre el feto, y por otra parte, las manchas marrones  desaparecen por sí mismas cuando la tasa hormonal vuelve a la normalidad. Con todo, es necesario tener paciencia, porque la máscara aun puede permanecer algunos meses después del parto, sobre todo en caso de lactancia. Ahora bien, si perdura más allá de los seis meses después del parto o de la lactancia, se pueden encontrar soluciones para remediarla.

Tratamiento con activos despigmentantes

Se pueden aplicar cremas antimanchas con activos despigmentantes.

Entre los principios activos eficaces para reducir las manchas, podemos mencionar:

  • El ácido azelaico;
  • La vitamina C;
  • Los ácidos de fruta (AHA);
  • El ácido kójico;
  • El ácido cítrico.

Nuestra selección de cremas antimanchas

El peeling

Cuando la máscara del embarazo es muy notoria, puede ser que los activos de las cremas no alcancen para derrotarla. En este caso, se puede recurrir a un peeling, bajo control de un dermatólogo.

Los tratamientos con láser

Otro tratamiento del melasma severo consiste en eliminar por fototermólisis el exceso de melanina, pigmento por pigmento.

Las hormonas suelen causar trastornos en la mujer, que pueden afectarla en diversos niveles. La piel no es una excepción y a través de la máscara del embarazo las hormonas dan de que hablar. Felizmente, basta con algunas precauciones para evitarla. Y si, a pesar de todo, aparece la hiperpigmentación, la paciencia combinada con una rutina de belleza sigue siendo el arma más sencilla y eficaz para remediarla.

Tres puntos claves para recordar sobre la máscara del embarazo:

  • El sol es el principal factor desencadenante de la máscara del embarazo;
  • Cuando el melasma ya apareció, es necesario esperar el final del embarazo para tratarlo; el melasma suele desaparecer por sí solo en los seis meses que siguen el parto;
  • Si la máscara del embarazo perdura más allá de seis meses después del parto, se puede recurrir a varios métodos para mitigarla; en un primer tiempo, aplicar cremas despigmentantes puede ser suficiente. De no ser así, se recomienda consultar a un dermatólogo para considerar la posibilidad de otro tratamiento (peeling, láser).
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Los peligros del sol: ¿Por qué y cómo protegerse? ◀◀
Aceite de masaje para tu bebé: ¿Para qué sirve? y ¿cómo usarlo? ►►