Cómo limpiar su piel:
los rituales para una piel sana y radiante

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el | actualizado el 20/04/2020

Cómo limpiar su piel: los rituales para una piel sana y radiante

Limpiar su piel no significa necesariamente lavarla con agua y jabón, ya que eso no es la opción más adecuada para todo el mundo. Significa encontrar los gestos correctos y los productos adecuados para cada tipo de piel, a fin de limpiarla a fondo sin agredirla.

¿Por qué es esencial la limpieza de la piel?

Nuestra piel es la primera línea de protección y defensa del organismo. Con un pH ligeramente ácido, seco y colonizado por miles de millones de bacterias beneficiosas, esta mantiene a raya a muchos agresores: virus, parásitos, bacterias malas, hongos... La piel de la cara es la más expuesta y a menudo la más maltratada. La contaminación, el humo del tabaco, el polvo, el maquillaje, los diferentes productos, no siempre de alta calidad, el viento frío o el sol abrasador, la irritan durante todo el año. Por ello, para cuidar el rostro, la limpieza debe ir más allá del simple desmaquillado. También debe liberar a la piel de los restos de transpiración, células muertas y exceso de sebo si tuviera tendencia grasa....

Una limpieza profunda y respetuosa dejará la piel limpia; ni seca, ni demasiado brillante, con una tez luminosa. El ritual de limpieza de la piel representa un momento sagrado que no debe apurarse en 10 segundos. El motivo, es que proporciona a la piel un suave masaje que estimula la microcirculación sanguínea al tiempo que favorece la renovación celular.

Primer paso: el desmaquillado

¿Cómo tener una piel perfecta? La eliminación de los restos de cosméticos por la noche, base de maquillaje, sombra de ojos y otros lápices labiales es el primer paso indispensable para una buena limpieza. Todos estos residuos están compuestos principalmente por materias grasas. Por ello es imposible desmaquillarse simplemente con agua, ya que el agua y el aceite no se mezclan. En lo ideal, los bálsamos y los aceites vegetales son los productos más apropiados para eliminar el exceso de residuos grasos sin dañar excesivamente la película hidrolipídica que protege la piel.


Muy populares entre los productos de limpieza, las aguas micelares están compuestas por una base acuosa que contiene productos detergentes llamados "tensioactivos". Estos poseen propiedades que hacen que sus moléculas se agrupen en paquetes esféricos llamados micelas, cuya superficie resulta afín con el agua (hidrófila) y su interior, con las grasas (lipófila). Estos detergentes atrapan la grasa (residuos de maquillaje, sebo), y la encierran pudiendo así eliminarla con el algodón. Prácticas y eficaces, estas aguas son para usar de forma ocasional. Por ejemplo, si sale de fiesta. Pero si posee una piel frágil, no se recomienda usar a diario debido a la presencia de detergentes.

Nuestra selección de cuidados desmaquilladores

Segundo paso: la limpieza de la piel

Por la mañana, se recomienda limpiar la piel para eliminar los restos de transpiración de la noche anterior y las toxinas que han sido evacuadas. ¿Qué productos utilizar? Ya sea hombre o mujer, ¿cómo es posible obtener una hermosa piel rápidamente y en tan solo algunos gestos?

El jabón es agradable, pero es mejor guardarlo para las manos. Tiende a destruir la película hidrolipídica natural que protege la piel. En cuanto al agua del grifo, si es dura, contribuye a secar la epidermis. Para la limpieza de la piel, es importante elegir productos limpiadores suaves, con ingredientes de origen natural, de preferencia sin jabón ni alcohol, adaptados a su tipo de piel. Incluso las pieles grasas deben evitar cualquier cosa que tienda a destruir la película hidrolipídica: en ese momento, podrían parecer más sanas y menos brillantes, pero esto estimularía la producción de sebo, que se haría aún más abundante.

Nuestra selección de cuidados limpiadores

Tercer paso: la hidratación de la epidermis

Esencial para todo tipo de piel, la hidratación ayuda a crear las condiciones ideales para restaurar la película protectora natural de la piel. Las leches y lociones serán más adecuadas para pieles mixtas y grasas, mientras que las pieles secas o atópicas necesitarán texturas más untuosas y productos más nutritivos.

Tómese el tiempo para aplicar el producto y hacer que penetre bien en la piel con un suave masaje, mediante pequeños movimientos circulares. Los bálsamos y las cremas hidratantes cuidan y protegen las capas superiores de la epidermis, pero el agua también viene del interior. Beber mucha agua es esencial para promover la hidratación de la piel.

Nuestra selección de cuidados hidratantes

Los cuidados complementarios a la limpieza de la piel

Por último, y puntualmente, podemos tomarnos el tiempo de añadir un tratamiento más completo a los rituales de limpieza.

Por ejemplo, el exfoliante estimula la renovación celular eliminando las células muertas de la capa córnea y activando la microcirculación. Pero tenga cuidado al elegir los productos. Procure que sean suaves, no demasiado ásperos ni abrasivos. El exfoliante mecánico actúa frotando una crema granulada de textura más o menos fina. Para pieles sensibles o frágiles, es mejor elegir un exfoliante químico o enzimático, que actúe sin fricción ni abrasión. Se debe aplicar una vez cada dos semanas.

Dependiendo de su composición, las mascarillas pueden, entre otras cosas, hidratar, exfoliar, nutrir la piel o cerrar los poros. ¡Si aprovechamos el tiempo de dejar actuar el tratamiento para descansar y relajarnos aún mejor!

Nuestra selección de cuidados complementarios

Ya sea hombre o mujer, una piel bien limpia e hidratada permanecerá siempre flexible, radiante y joven durante más tiempo. Marcará menos las líneas de la expresión y mostrará una tez bonita. Para lucir una piel perfecta merece la pena dedicarle unos minutos de atención por la mañana y por la noche...

Cómo limpiar su piel, tres puntos clave a tener en cuenta:

  • El desmaquillado, la limpieza y la hidratación son las tres acciones indispensables para la salud y la belleza de la piel, siempre y cuando elija productos suaves y adaptados a sus necesidades;
  • La belleza de la piel también viene de dentro: beber mucha agua y comer sano también es esencial. La levadura de cerveza es un complemento interesante por su riqueza en vitaminas del grupo B, que favorecen la renovación celular de la piel, las uñas y el cabello;
  • Recuerde que la piel grasa no gana nada al ser decapada, ya que reaccionará produciendo más sebo. La suavidad y los ingredientes naturales son los mejores atributos que debe buscar a la hora de elegir un producto cosmético.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Micosis vaginales: explicaciones y soluciones ◀◀
UN HÍGADO SANO: CÓMO PROTEGERLO, LIMPIARLO, DESINTOXICARLO ►►