Acondicionador:
Breve guía de instrucciones

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el

Acondicionador: Breve guía de instrucciones

Los acondicionadores son productos para el cuidado capilar complementarios al lavado del cabello. Pueden actuar en diferentes aspectos, sobre el cuero cabelludo pero más allá, sobre el aspecto y la salud del cabello. ¿Qué producto escoger y cómo integrarlo a nuestra rutina de higiene? Te lo contamos todo.

¿Qué es un acondicionador?

El objeto de un acondicionador no es lavar el cabello contrariamente al champú. Es un producto para aplicar después del lavado, en complemento del producto de aseo. El acondicionador puede actuar en diferentes maneras sobre el cabello: desenredante, nutritivo, etc. Puede ser usado para todo tipo de pelo, en la rutina diaria o en tratamiento ocasional para curar un trastorno (caspa, cabello quebradizo, etc.).

Diferentes formas de acondicionadores

Existen diferentes formas de acondicionadores. La mayoría de las veces, se presentan en tubo, en forma líquida, para aplicar en el cabello mojado en la ducha. En forma sólida, se parece a una barra de jabón, que produce espuma y se vuelve líquido en contacto con el agua. Finalmente, tenemos los acondicionadores sin enjuague que se asemejan a cuidados capilares para el peinado. Nutren intensamente el cabello y facilitan el desenredado, particularmente para el cabello rizado o crespo. Se aplican después del lavado, como una crema capilar, sin necesidad de aclarar.

¿Cuál es la composición de un acondicionador?

La composición de un acondicionador es fundamental, pues sus activos van a influir en el cabello. Así, la presencia de un aceite vegetal (coco, ricino, argán), o manteca de karité asegura por ejemplo un aporte nutritivo. De la misma manera, algunos aceites esenciales o extractos de plantas brindan beneficios nutritivos o calmantes. Te recomendamos, finalmente, privilegiar al máximo las composiciones con elementos sin químico, evita también los derivados de la industria plástica (siliconas, etc.), que no dejan respirar el cabello.

Mascarilla para el pelo o acondicionador: ¿Cuál es la diferencia?
La mascarilla capilar posee una fórmula más rica que un acondicionador. Ahora, necesita un tiempo de aplicación más largo para nutrir profundamente el cabello, principalmente gracias a activos como la manteca de karité o esencias vegetales.

¿Qué acondicionador escoger en función a tu tipo de cabello?

• Cabello seco, con puntas abiertas o quebradizo: fórmula hidratante
El cabello ondulado, rizado o crespo tiene tendencia más seca que el pelo liso. Así que no es nada inusual que este tipo de cabello luzca seco, áspero al tacto y/o quebradizo. Una aplicación de acondicionador hidratante después de cada lavado permitirá repararlo y nutrirlo.

• Cuero cabelludo irritado, caspas secas: fórmula calmante
podemos tratar las películas secas, finas y blancas del cuero cabelludo gracias a un champú y acondicionador anticaspa. Este saneará el cabello, calmará el cuero cabelludo y prevendrá la picazón.

• Caspas grasas: fórmula purificante
Las caspas grasas vienen de una producción excesiva de sebo. Un acondicionador adaptado saneará y regulará el cuero cabelludo para que no se engrase más de lo necesario.

• Cabello crespo / que se enreda fácilmente: fórmula desenredante
Un acondicionador desenredante permite alisar el cabello y facilitar de esta manera el cepillado. Se aplica sobre los largos, permitiendo arrastrar los nudos. Es el cuidado ideal para usar después de cada lavado, para desenredar más fácilmente el pelo largo o rizado.

• Pelo encrespado: fórmula alisadora
Algunos acondicionadores tienen fórmula para alisar el cabello o redefinir los rizos. Son los que se recomiendan para evitar el encrespamiento y dar forma al cabello rizado y crespo.

• Cabello normal: fórmula hidratante y/o desenredante
El cabello normal es saludable, no es ni seco ni graso. No es ni quebradizo, ni áspero al tacto. Existen acondicionadores que permiten nutrir y desenredar el cabello, sin volverlo pesado o graso. En este caso, basta con un uso ocasional.

• Cabello teñido: fórmula protectora
El cabello teñido es, por naturaleza, fragilizado por el tinte. Un acondicionador adaptado protegerá la fibra capilar y permitirá que el tinte dure más tiempo.

¿Es posible usar acondicionador sobre el pelo graso?
Cuando hablamos de pelo graso, en realidad se trata de un cuero cabelludo que produce sebo en exceso. Así que es perfectamente posible usar un acondicionador con fórmula enriquecida sin que el cuero cabelludo quede graso, aplicándolo sobre las puntas o los largos.

¿Cómo aplicar tu acondicionador?

Has comprado el producto más adaptado a tu cabello y te preguntas ¿cómo usar un acondicionador?  He aquí unos consejos para aplicar bien tu producto en casa.

• ¿Dónde aplicarlo?
Un acondicionador se aplica principalmente en los largos porque será la parte que tiende más a resecarse o a requerir hidratación. Ahora bien, en un cabello muy seco (rizado o crespo por ejemplo), se puede aplicar el producto a todo lo largo del cabello, incluso en el cuero cabelludo. Procederemos del mismo modo en el cabello corto.

• ¿Con qué accesorios?
Se puede aplicar el acondicionador desenredante con un peine de dientes anchos y facilitar así el cepillado. El producto arrastrará los nudos, sobre todo en el cabello rizado, muy largo, muy enredado o para los niños.

• ¿Qué tiempo se debe dejar actuar el producto?
El acondicionador es un producto que necesita dejarse reposar un tiempo para que actúe. Generalmente, bastan unos minutos (de 3 a 5) para que el producto penetre el cabello. Puedes aprovechar ese tiempo para desenredar tu cabello, lo que favorecerá la repartición del producto en los largos.

• ¿Con qué frecuencia?
Se puede usar un acondicionador después de cada lavado si el tipo de cabello lo requiere: cabello rizado, seco o difícil de desenredar. En forma preventiva (cabello teñido) o en complemento de un champú hidratante, una aplicación semanal basta para el cabello sano de tipo normal. También se puede aplicar un acondicionador después de cada dos lavados.

• ¿Se puede usar como mascarilla?
La mascarilla y el acondicionador tienen dos composiciones diferentes. La primera es más hidratante y no está destinada a un uso diario. Se usará entonces con menos frecuencia. El acondicionador puede, sin embargo, funcionar como mascarilla en el cabello normal.

Un acondicionador es un producto para el cuidado capilar perfecto para que lo uses a diario o semanalmente. En complemento del champú, puede ayudar a reparar el cabello seco o quebradizo, nutriendo la fibra capilar y facilitando el desenredado del cabello rizado o muy largo.

Acondicionador, tres puntos claves para recordar:

  • El acondicionador se usa en complemento del champú, como un producto de cuidado capilar. Pero su objeto no es lavar el cabello;
  • Un acondicionador se aplica en prioridad sobre los largos, para nutrirlos en profundidad;
  • Existen diferentes fórmulas dirigidas a cada tipo de cabello.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Crema cicatrizante: ¿Cómo escoger la que mejor conviene? ◀◀
¿Cómo cuidar tus uñas? ►►