La yemoterapia para aliviar los malestares diarios

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

La yemoterapia para aliviar los malestares diarios

Curarse con extractos de planta, no es ninguna novedad. ¿Pero sabías que los brotes también poseen virtudes terapéuticas? ¿Qué tipo de trastornos pueden aliviar? ¿Cómo se elaboran los macerados? ¡Enfoque en la yemoterapia!

¿Qué es la yemoterapia?

Los principios

La yemoterapia es una forma de fitoterapia. Usa brotes de plantas para curar diferentes patologías. Todos los tejidos embrionarios (yemas, brotes tiernos, raicillas) están involucrados en la yemoterapia.

El principio fundamental de este tipo de terapia es que las propiedades de las yemas serían superiores a las de las plantas maduras. El cogollo contendría, de hecho, todo el potencial del vegetal, mientras que si empleamos un extracto de la planta, solo usamos parte de las virtudes de la planta. Por ende, el espectro de acción del brote resultaría mayor.

Por otra parte, los tejidos embrionarios de una planta son ricos en activos (hormonas, oligoelementos, minerales...). Albergan numerosos micronutrientes entre los cuales los polifenoles que poseen reconocidas propiedades antioxidantes.

Breve reseña histórica...
La yemoterapia es una práctica nada novedosa. De hecho, la terapia a través de las yemas ya se conocía en la Edad Media. En aquel tiempo, se usaban por ejemplo brotes tiernos de álamo en la preparación de bálsamos terapéuticos. El término yemoterapia en cambio solo vino a ser parte del lenguaje común en los años 70.

¿Cómo se preparan las yemas?

Se usan los tejidos embrionarios a través de la elaboración de un macerado. Como su nombre lo indica, el macerado consiste en dejar macerando las yemas en una solución. Esta se compone de una mezcla de agua, glicerina y alcohol. Se dejan remojando los brotes de vegetales durante 3 semanas antes de filtrarlos. La sustancia obtenida se llama macerado madre. Servirá de base para la fabricación de los macerados que encontramos en los productos de yemoterapia.

Las yemas más usadas y sus beneficios

Todas las plantas que poseen virtudes terapéuticas pueden ser usadas. Así, la yemoterapia se puede usar para todas las enfermedades comúnmente tratadas con extractos de plantas.

Ahora, esta medicina alternativa privilegia algunas yemas.

  • La grosella negra: contribuye en limitar los riesgos de alergias a ciertas medicinas y en reducir las inflamaciones causadas por el reuma. Sirve también para reforzar las defensas del organismo;
  • El nogal: posee virtudes digestivas y permite luchar contra las intolerancias alimentarias;
  • El espino amarillo: brinda tonicidad y ayuda el organismo a recuperar en el marco de una convalecencia;
  • El tilo: contribuye a reducir los trastornos del sueño actuando sobre la ansiedad;
  • El romero: es un detoxificante para el organismo, actúa particularmente sobre el hígado manteniendo un funcionamiento biliar correcto.

Otras yemas pueden ser útiles para curar y aliviar numerosos malestares. Retomaremos esto más adelante en el artículo, cuando te aconsejemos cuál macerado elegir en función a tu necesidad.

Yemoterapia: en la práctica ¿cómo funciona?

Diferentes gamas de macerados

Al igual que la homeopatía, que propone activos combinados o sustancias aisladas, la yemoterapia ofrece soluciones unitarias o complejas.

Las soluciones unitarias están basadas en una yema en particular. En función a sus propiedades, el macerado permitirá enfocar y tratar diversos trastornos (no necesariamente relacionados).

Los complejos de yemoterapia enfocan un trastorno (cansancio, estrés, alergia, circulación sanguínea deficiente...) y combinan varios macerados con propiedades complementarias para optimizar su eficacia.

¿Cómo usar un macerado?

Una cura de yemoterapia dura generalmente 3 semanas. Puede prolongarse por varios meses. En este caso, se recomienda hacer una parada de una semana entre cada tratamiento.

La posología, por su parte, puede variar de acuerdo al macerado, pero por lo general esta es la dosis en función a la edad:

  • Adulto: 5 a 15 gotas por día en una o varias tomas;
  • Niños y mujeres embarazadas: 1 gota por cada 10 kg por día.

Puede diluirse el macerado en un poco de agua si su graduación alcohólica se considera alta.

Macerado y precauciones de uso
A diferencia de las plantas maduras, las yemas presentan la ventaja de ser libres de compuestos tóxicos, así que existen pocas restricciones respecto a su uso. Sin embargo, pueden ser contraindicadas en el marco de un tratamiento médico (riesgo de interacción). En todo caso, te recomendamos pedir consejo a un naturópata antes de iniciar una cura.

Cansancio, trastorno del sueño: ¿Qué macerado elegir?

Muchos son los beneficios de la yemoterapia. Esta medicina alternativa es usada entre otras cosas para detoxificar el organismo, aliviar los trastornos debidos a la artritis y al reuma y reforzar las defensas inmunológicas. La yemoterapia también trata malestares como el cansancio invernal y los trastornos del sueño. Estos son ejemplos de macerados que te ayudarán a luchar contra estos flagelos.

Contra el cansancio invernal:

  • El brote de escaramujo: ayuda a luchar contra el cansancio invernal , brinda un impulso de energía y contribuye a fortalecer las defensas naturales;
  • El brote de espino amarillo: favorece el organismo con sus virtudes tonificantes y estimula el sistema inmunológico;
  • El brote de grosellero negro: cumple un rol antibacteriano y antiviral, ayuda así a proteger el cuerpo contra las enfermedades estacionales como la gripe.

Se puede tomar cada uno de estos macerados en forma individual. Sin embargo, para optimizar su resultado, es perfectamente posible asociarlos haciendo una combinación de macerados unitarios u optar por preparaciones en forma de complejos de yemoterapia.

Para los trastornos del sueño:

  • El brote de espino blanco: es eficiente contra la angustia y ayuda a controlar el exceso de nerviosismo. Este macerado se indica particularmente para las personas que sufren de un sueño no reparador;
  • El brote de tilo: posee un efecto sedante y favorece el retorno a la calma en la persona ansiosa. Se preconiza la yemoterapia a base de tilo para las personas que tienen dificultad en conciliar el sueño.

La yemoterapia es una alternativa a la medicina tradicional. Permite aliviar numerosos trastornos y optimizar el confort de vida de manera 100% natural.

Tres puntos claves para recordar sobre la yemoterapia:

  • El principio de la yemoterapia se basa en la idea de que todas las virtudes que encontramos en las diferentes partes de la planta madura están centralizadas en el brote;
  • Un macerado es el resultado de la maceración de una yema en una mezcla de agua, alcohol y glicerina;
  • La yemoterapia permite aliviar muchos malestares como trastornos cardiovasculares, articulares y relacionados al sueño. En forma general, permite fortalecer las defensas naturales del organismo y ayuda al bienestar general.
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
El caramelo sin azúcar: una posible alternativa para diabéticos ◀◀
Herbología: beneficios de las plantas en nuestro organismo ►►