El propóleo, la curación de las abejas...

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

El propóleo, la curación de las abejas...

El propóleo es una rica sustancia hecha por las abejas para mantener la colmena impermeable y sana. Compuesto por más de 300 tipos de moléculas, ya era conocido en Egipto y en la antigua Grecia por sus sorprendentes propiedades. ¿Cómo disfrutar de sus beneficios?

¿Qué es el propóleo?

El propóleo es uno de los más fascinantes productos de la colmena. Para fabricarlo, las abejas cosechan en primavera y al final del verano las resinas presentes en las yemas y las cortezas de ciertos árboles, como los castaños, las coníferas o incluso los chopos. Combinan todo con secreciones de cera y saliva para hacer, dependiendo de la especie, entre 300 g y 1 kg de sustancia más o menos pegajosa dependiendo de la temperatura exterior.

El color del propóleo varía del amarillo claro al marrón casi negro. Sus funciones dentro de la colmena son múltiples. El nombre del propóleo es de origen griego. Se compone de "pro" (delante) y "pulido" (ciudad), porque la primera función para la que se empleó fue para acolchar la apertura de la colmena según una geometría cambiante adaptada a las condiciones climáticas. Las abejas se sirven también del propóleo para tapar los intersticios de la colmena y tapizar las celdillas antes de poner los huevos ya que impermeabiliza y esteriliza las paredes. Por último, si un animal como un ratón de campo se introdujese en la colmena, tras ocuparse de él, las abejas, incapaces de levantarlo para sacarlo fuera, lo momificarían con propóleo. Esto bloquearía totalmente su descomposición y evitaría la contaminación de la colmena.

La jalea real: otro tesoro para la apiterapia
El propóleo no debe confundirse con la jalea real, otro producto de la colmena: esta se trata de una sustancia producida por las abejas para nutrir a las larvas. Todas las larvas se beneficiarán de la jalea durante tres días, pero sólo las privilegiadas destinadas a convertirse en reinas continuarán recibiéndola. La jalea real se utiliza como suplemento dietético, especialmente para los períodos de fatiga física o mental.

¿Cuáles son las propiedades del propóleo?

En Egipto, en la época de los faraones, el propóleo ya formaba parte de los productos utilizados para embalsamar, mientras que los antiguos griegos lo empleaban por sus propiedades curativas y antisépticas para la piel. Se dice que el ejército inglés lo utilizó para cuidar a los soldados durante la Guerra de los Bóers en Sudáfrica a finales del siglo XIX. Desde entonces, la gama de sus beneficios ha seguido ampliándose.

El propóleo es un poderoso antimicrobiano (bacterias y virus) pero también un antifúngico, puesto que se usaba para la conservación de las momias egipcias así como para la higiene interior de la colmena. Ella es conocida por:

  • Acelerar la cicatrización de pequeñas heridas y trastornos bucales (como úlceras bucales o candidiasis bucal);
  • También ayudan a sanar y a aliviar las quemaduras;
  • Previenen la aparición de caries;
  • Tienen una acción antiinflamatoria y antioxidante;
  • Contribuyen al tratamiento de los trastornos ORL a través de su acción antibacteriana y antiviral, fluidificando las secreciones bronquiales y nasales.

Por último, los estudios realizados en ratones han puesto de manifiesto sus efectos antitumorales (reducción del desarrollo de metástasis) y el aumento del nivel de células sanguíneas y plaquetas en el caso de la quimioterapia. Las propiedades antitumorales del propóleo están sobre todo presentes en el propóleo verde, proveniente de una planta llamada Baccharis Dracunculifolia, de la familia de las asteráceas. Todavía muy poco utilizada en Francia en este campo, es en cambio de uso común en los hospitales de Japón como coadyuvante en los tratamientos contra el cáncer.

Un propóleo de calidad impecable

El propóleo se cosecha en las colmenas según diversos métodos (raspado de los marcos o recuperación de las rejas especialmente colocadas con este fin). A continuación, se separa de la cera y de las impurezas que contiene, y finalmente se macera en agua, alcohol o aceite para extraer las moléculas activas.

El propóleo está disponible en numerosas formas, pero es importante escoger productos de calidad controlada ya que, según la proveniencia de las resinas cosechadas por las abejas, puede contener contaminantes (pesticidas y metales pesados). En lo ideal, es bio y se presenta como una mezcla de diferentes regiones francesas para garantizar una composición homogénea y de propiedades relativamente constantes. Del mismo modo, el método de extracción es importante, ya que el índice de recuperación de los flavonoides no es el mismo en todos los casos.

¿Cómo usar el propóleos?

El propóleo no es un medicamento y su uso no debe reemplazarse por una visita al médico, en caso de necesidad. Dicho esto, es interesante poner a prueba sus beneficios probando los productos de calidad a base de propóleos cuidadosamente seleccionados por Cocooncenter, en múltiples formas y presentaciones.

Nuestra selección de productos a base de propóleo

Por lo tanto, un tratamiento de dos a tres semanas durante los cambios estacionales (no más tiempo debido al riesgo de sensibilización alérgica) puede aumentar la resistencia a las infecciones. Las presentaciones en ampollas (a veces en sinergia con las plantas) o grageas son muy prácticas de usar. Del mismo modo, encontrará fórmulas en aerosol, jarabe o incluso en caramelos para aliviar la irritación de la garganta. También hay bálsamos de masaje de propóleo, lociones para combatir los brotes de acné (efecto antiséptico y antiinflamatorio).

Preparar un bálsamo de cicatrización casero
Una piel fisurada, ¿una pequeña llaga que sanar? Para una curación más rápida, pruebe este consejo: mezcle un frasco de propóleo puro con miel de lavanda o tomillo, guárdelo en el refrigerador y aplíquelo en la piel varias veces al día.

Hay que reconocer que en Francia se han realizado pocos estudios clínicos en humanos para demostrar la eficacia del propóleo. Sin embargo, los estudios in vitro y en animales hablan por sí solos, al igual que la larga historia de su uso médico basado en la experiencia y la observación.

Propóleo, tres puntos clave a tener en cuenta:

  • El propóleos es un tesoro natural con propiedades reconocidas durante miles de años: aprender a usarlo ayuda a tratar muchas dolencias menores de la vida diaria;
  • Para las enfermedades más graves, puede proporcionar una ayuda real, pero no reemplaza el tratamiento médico;
  • No utilizar en niños, mujeres embarazadas y personas alérgicas a los productos apícolas.
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Los piojos: todo lo que necesita saber para erradicarlos ◀◀
La psoriasis: cuidados naturales para una mejor calidad de vida ►►