La arcilla, un material natural y saludable

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

La arcilla, un material natural y saludable

¿Cómo aprovechar al máximo el potencial de la arcilla? En todas las formas que se pueda presentar, esta roca tiene mucho para ofrecer, para la piel, el cabello o también en uso interno.

¿Qué será exactamente la arcilla?

Por milenios, la arcilla ha formado parte de nuestras vidas. Ingrediente usado para el embalsamiento de las momias en el antiguo Egipto, tierra para el huerto, tratamiento de balneoterapia en las termas de la antigua Roma, material de construcción. Múltiples son los usos de la arcilla, cocida o natural. Sin embargo, hoy en día, la cosmética es su ámbito de aplicación más conocido. ¿De dónde viene exactamente la arcilla?

¿Será tierra o roca? Es una roca sedimentaria que se forma a partir del deterioro de rocas ricas en silicio (un mineral que sirve entre otras cosas para fabricar vidrio, puesto que forma gran parte de la composición de la arena). La arcilla es un silicato de aluminio hidratado, que puede presentarse de diferentes formas de acuerdo a los minerales con los que se asocie, su proporción, la tasa de humedad, etc. Se conoce bien su aspecto de “barro”. En algunas regiones, el suelo es rico en arcilla: vuelve la jardinería trabajosa por ser pesada y compacta, pero retiene el agua pues tiene la particularidad de ser impermeable. En forma de roca porosa, bien puede almacenar grandes cantidades de agua en el subsuelo o constituir barreras contra la infiltración.

¿Cuáles son las propiedades de la arcilla útiles para nuestra salud?

La arcilla tiene propiedades absorbentes y a la vez, adsorbentes. Se habla de absorción cuando las moléculas, iones o átomos penetran profundamente en la masa de un líquido o un sólido, mientras que en la adsorción, como es el caso en el carbón activado, las moléculas de gas o de líquido se adhieren a la superficie del material. Esas propiedades permiten a la arcilla librar la piel o el cabello del exceso de sebo y también eliminar gases y toxinas intestinales.

Además, la arcilla es cicatrizante (favorece la renovación de los tejidos), antiséptica (elimina numerosos microorganismos), hemostática (contribuye a disminuir los sangrados, favoreciendo la coagulación) y antiinflamatoria (alivia el dolor). Aplicándola sobre llagas pequeñas, les ayudará a sanar más rápido y sin riesgo de sobreinfección, hará maravillas en una piel con tendencia acnéica, reduciendo el número y la severidad de las lesiones. Será benéfica también en caso de eczema, alergia o de piel sensible o reactiva.

Rica en minerales y oligoelementos, contribuye a reequilibrar la epidermis revitalizándola.

Centrémonos en el caolín
Constituye sin lugar a duda la más legendaria de las arcillas... La arcilla blanca. Su nombre proviene de una cantera china, Gaoling, donde un jesuita observó como se recolectaba y preparaba para transformarla en preciosas porcelanas blancas y finas. Trajo ese saber al Occidente en el siglo XVIII. Hoy, se aprovecha la delicadeza del caolín y su capacidad a reflejar la luz en la industria papelera. Existen yacimientos en numerosos países. En Francia, el de Saint-Yrieix en la región de Lemosín, permitió el desarrollo de la famosa porcelana de Limoges.

¿Cuáles son las diferentes variedades de arcillas usadas?

- La arcilla verde es la más usada para el cuidado de la piel. Rica en hierro y aluminio, tiene gran capacidad de absorción. Existen principalmente dos tipos de arcilla verde: las Illitas y las Montmorillonitas. Las Illitas son muy absorbentes y tienen un uso externo. Convienen perfectamente a las pieles grasas. Las Montmorillonitas contienen hasta 60% de silicio y son rica en magnesio. Perfectas para el rostro, las arcillas verdes convienen para todo tipo de piel, pero también tienen un uso interno.

Nuestra selección de arcilla verde

- La arcilla blanca o caolín, delicada y pura, contiene poco hierro, lo que explica su color claro. Suavizante e hidratante, limpia sin agredir. La arcilla blanca hará maravillas en un rostro con piel seca y sensible, con tendencia a rojeces. Incluso puede reemplazar el talco si se trata de cambiar al bebé.

Nuestra selección de arcilla blanca

- La arcilla azul, rica en silicio, aviva la tez, desincrusta las impurezas de la piel y ayuda a regenerar la epidermis. Es particularmente oxigenante.

- La arcilla roja debe su color a una mayor proporción de hierro que en las demás arcillas. Favorece la microcirculación de la sangre, limpia y purifica la piel.

Nuestra selección de arcilla roja

- La arcilla amarilla conviene en especial para las pieles con tendencia grasa, para el cuidado del cabello y de las pieles maduras que contribuye a alisar y tonificar.

Nuestra selección de arcilla amarilla

- La arcilla rosada es una mezcla de arcilla roja y arcilla blanca.

Nuestra selección de arcilla rosa

¿Cómo usar la arcilla?

En Cocooncenter, encontrarás todo tipo de arcilla con presentaciones variadas para responder a tus necesidades: mascarillas listas para ser usadas, geles de ducha, shampús y jabones, pastas para aplicar o polvo que puedes mezclar tu misma con agua, aceites vegetales o esencias de tu elección. También hay cremas para las manos, dentífricos, complementos alimenticios en los que la arcilla se encuentra mezclada con otros extractos naturales. Piensa en investigar o pedir consejo a un especialista para sacar el mejor provecho de las sinergias entre los diferentes tipos de arcillas y otras sustancias naturales que se les pueden añadir, de acuerdo a tu tipo de piel.

Cuidado con el uso interno de la arcilla: por sus propiedades adsorbentes, puede contrarrestar el efecto de algunas medicinas, como la píldora anticonceptiva.

Baños de barro, shampús reguladores, cataplasmas cicatrizantes o mascarillas purificantes contra el acné, aprovecha este regalo de la naturaleza, cuídate con la arcilla.

La arcilla: los tres puntos claves:

  • La arcilla es un material natural que la piel tolera muy bien. En uso interno, no es peligrosa siempre y cuando no se excedan las dosis indicadas.
  • La arcilla, independientemente de su color, te ayudará a desintoxicar la piel y el cuero cabelludo sin agredirlos, eliminando suavemente el exceso de sebo.
  • Piensa en averiguar que mezclas a base de arcilla pueden ser provechosas, en función a tu tipo de piel y al efecto que buscas (aceites vegetales, aceites esenciales, aguas florales...).
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
El ácido hialurónico: para una piel más tersa e hidratada ◀◀
Bálsamo de Tigre: un remedio chino con múltiples virtudes ►►