Fortalecer el sistema inmunitario para resistir mejor a los ataques microbianos

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

Fortalecer el sistema inmunitario para resistir mejor a los ataques microbianos

Nuestras defensas inmunitarias son un sistema complejo que nos protege de multitud de agresiones externas durante todo el año. Es cuando aparece una deficiencia en su funcionamiento cuando nos damos cuenta de su importancia. He aquí cómo ayudar a que siga siendo eficaz.

¿Cómo funciona el sistema inmunitario?

El sistema inmunitario es un conjunto muy complejo de órganos (órganos linfoides: timo, médula ósea, bazo, amígdalas, ganglios linfáticos, así como el sistema digestivo), células y proteínas cuya función es diferenciar lo que pertenece al cuerpo de los intrusos y neutralizar a estos últimos: virus, bacterias, hongos, parásitos....

¿Cómo funcionan nuestras defensas inmunitarias en caso de agresión por un patógeno? Hay dos tipos de reacciones.

La respuesta no específica: el organismo no necesita “reconocer” al intruso para comenzar a protegernos. La piel es nuestra primera línea de defensa contra los enemigos. Su beneficiosa flora microbiana, su relativa sequedad y acidez normalmente impiden que muchos intrusos entren en el cuerpo. También están las reacciones como los estornudos, la tos, las secreciones nasales y bronquiales o las lágrimas, entre otras cosas, que se utilizan para evacuar los microbios. Por último, la inflamación local también es una reacción defensiva: en caso de lesión, la piel se enrojece porque el flujo sanguíneo aumenta para traer glóbulos blancos (fagocitos) que "se comen" a los microbios, mientras que las proteínas llamadas interferones impiden la multiplicación de virus, y la fiebre acelera las reacciones celulares.

La respuesta específica o adquirida: se ejerce aprendiendo a reconocer a los diferentes “enemigos” y a combatir a cada uno en función de sus especificidades. Los linfocitos B, otros tipos de glóbulos blancos, producen diferentes anticuerpos para cada patógeno, o incluso para las células tumorales. Los anticuerpos se aferran a ellos y los llevan a los llamados linfocitos T citotóxicos, que los destruyen. La segunda confrontación con un microbio es mucho más efectiva que la primera, ya que el organismo sabe reconocerlo inmediatamente. Es por eso que algunas enfermedades sólo se pueden contraer una vez.

La piel, una defensa a voces
Nuestra piel es la primera barrera contra los agresores microscópicos. Aunque es esencial mantenerse limpio, también es importante no exagerar y querer esterilizar el medio ambiente. Del mismo modo, se debe tener cuidado de no atacar la piel con productos exfoliantes o decapantes excesivos, que puedan destruir la película hidrolipídica que protege su integridad y eliminar su beneficiosa flora microbiana.

Los enemigos de nuestras defensas inmunitarias

Este sistema de defensa puede ser extremadamente sofisticado, pero se basa en un frágil equilibrio que puede verse perturbado por ciertos factores:

  • Fatiga, falta de sueño;
  • El frío;
  • Falta de actividad física regular;
  • Alcohol y tabaco;
  • El sobrepeso;
  • Falta de ventilación y exposición a la luz;
  • Estrés crónico (investigaciones recientes muestran que el estrés prolongado altera la expresión de los genes de los glóbulos blancos, haciéndolos hiperactivos: crean inflamación permanente e incluso atacan a las células sanas);
  • Algunos medicamentos, como la quimioterapia;
  • Una deficiencia en ciertos nutrientes (ver abajo).

¿Cuáles son los nutrientes que favorecen al sistema inmunitario?

  • El hierro: una carencia en hierro reduce la eficacia de los fagocitos y los linfocitos. Dónde encontrarlos: tofu, carne, despojos, pescado, mejillones, lentejas...
  • El selenio: posee un efecto antioxidante que protege los glóbulos blancos. Dónde encontrarlos: mariscos, nueces de Brasil, pescados...
  • El cobre favorece la reacción de los anticuerpos contra los antígenos. Dónde encontrarla: despojos, frutos secos, mariscos, legumbres...
  • El zinc participa en el buen funcionamiento del timo, importante órgano linfoide. Dónde encontrarlos: carnes, mariscos, pescados, huevos...
  • El magnesio estimula la producción de glóbulos blancos. Dónde encontrarlos: cereales integrales, semillas, frutos secos, cacao...
  • La vitamina A es necesaria para el funcionamiento de las células madre especiales que se activan únicamente en situaciones de urgencia como una infección microbiana. Dónde encontrarlos: hígado, despojos, zumo de zanahoria, boniato, calabaza...
  • La vitamina E refuerza la respuesta inmunitaria no específica en personas mayores principalmente. Dónde encontrarla: aceites de nuez y avellana, aceites de germen de trigo, de girasol, aceite de hígado de bacalao...
  • La vitamina C es un antioxidante y favorece la producción y la acción de los fagocitos. Dónde encontrarlos: frutas y verduras frescas (grosella negra, kiwi, naranja, limón, pimienta...).
  • Los prebióticos son las fibras vegetales que favorecen el buen desarrollo de la flora intestinal. Dónde encontrarlos: frutas, verduras.

¿Cómo fortalecer el sistema inmunitario a través de un estilo de vida saludable?

En el caso de infecciones microbianas repetidas, es probable que el sistema inmunitario presente algunas debilidades y que sea urgente cuidar de él. Los buenos hábitos de estilo de vida son ya una base esencial para ello: hacer ejercicio durante al menos 30 minutos de caminata diaria, no fumar, evitar el alcohol, exponerse lo suficiente a la luz exterior tanto en verano como en invierno, hidratarse adecuadamente, dormir al menos 8 horas por la noche y comer a horas regulares ya es un buen comienzo.

En lo que respecta a la alimentación, se puede aumentar el consumo de alimentos ricos en nutrientes que favorecen la respuesta inmunitaria, pero también de alimentos fermentados (chucrut, kéfir, yogures,...) apreciados por la flora intestinal, o ricos en omega 3, sin olvidar el ajo, la cebolla y las buenas hierbas como el tomillo.

Finalmente, cualquier cosa que ayude a prevenir que el estrés se vuelva crónico puede ser útil. Muchos estudios muestran que la meditación regular u otras disciplinas como el Qi Gong mejoran la respuesta inmunitaria.

Suplementos dietéticos con propiedades reconocidas

A veces es difícil tener una dieta perfectamente saludable que apoye nuestras defensas inmunitarias. Para compensar, los suplementos dietéticos son de una gran ayuda. Son prácticos y bien dosificados ayudan a cubrir las necesidades del organismo Cocooncenter propone toda una gama de suplementos dietéticos de calidad y productos naturales conocidos por reforzar el sistema inmunitario, como la equinácea, los aceites esenciales, la jalea real, las vitaminas y los oligoelementos... Por no hablar de las preparaciones basadas en cepas microbianas que pueden ser útiles cuando una infección o un tratamiento daña nuestra preciosa microbiota intestinal.

Nuestras defensas inmunitarias trabajan incansablemente: sin ellas, los miles de millones de virus y bacterias con los que estamos en contacto todos los días no nos dejarían descansar. Es un ejército bien organizado, pero necesita los medios: ¡es responsabilidad nuestra proporcionarles unas condiciones de trabajo ideales!

Nuestra selección de productos para fortalecer el sistema inmunológoco

Fortalecer el sistema inmunitario, lo que hay que tener en cuenta:

  • La eficacia inmunitaria tiene poco que ver con la dotación genética, pero mucho más con el estilo de vida y los antecedentes individuales de exposición a patógenos;
  • Por lo tanto, el ambiente de los niños debe estar limpio, pero no tan limpio como para esterilizar todo lo que les rodea Su sistema inmunitario debe aprender a reconocer a sus enemigos;
  • Los suplementos dietéticos específicos pueden ayudar a aumentar nuestras defensas inmunitarias de forma natural.
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Rosácea (o cuperosis): ¿cómo limitar su intensidad? ◀◀
Manchas marrones: todo sobre la hiperpigmentación ►►