Cúrcuma:
planta con múltiples virtudes

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

Cúrcuma: planta con múltiples virtudes

Cúrcuma ¿ingrediente milagroso? Muchas virtudes se le conocen a esta planta, oriunda de Asia, que se consume en polvo. Reforzar el sistema inmunológico, mejorar la digestión, calmar dolores e inflamaciones: hagamos un repaso general sobre los beneficios de la cúrcuma en el organismo y sus diferentes usos.

¿Qué es la cúrcuma?

Origen de la planta

La cúrcuma es una planta perenne, oriunda del sureste asiático, mayormente producida en la India. Sus raíces, y más específicamente sus rizomas, se reducen en polvo, para ser usados en cosmética, en medicina o incluso en la alimentación como especia, particularmente en la fabricación del curry. La cúrcuma también puede usarse como colorante y conservador alimenticio. El principio activo de la cúrcuma es la curcumina.

Uso médico y cosmético

La cúrcuma viene siendo usada por varios siglos en la medicina ayurvédica (medicina tradicional india) por sus numerosas propiedades. La encontramos también en la medicina china, y en la medicina occidental desde el siglo XVII. Las principales propiedades que se le atribuyen son su efecto antioxidante y antiinflamatorio. La cúrcuma se usa también en fitoterapia. Se consume tanto como especia en platos culinarios, como en suplemento alimenticio – en comprimido-, o incluso en tisana.

La cúrcuma, estimulador natural

Sus propiedades antiinflamatorias

Entre las diferentes propiedades de la cúrcuma, sus reconocidas propiedades antiinflamatorias son las que más llaman la atención. Así, varios estudios evidencian los beneficios de la cúrcuma contra las infecciones. Se recomienda en uso interno para tratar las enfermedades inflamatorias intestinales, como la colitis ulcerosa. Se puede consumir también para aliviar patologías como la artritis o artritis reumatoide, también de origen inflamatorias. En uso externo, finalmente, la cúrcuma puede aliviar inflamaciones de la piel como irritaciones, quemaduras leves y heridas.

Antioxidante natural

Múltiples son los beneficios de la cúrcuma. Contiene especialmente curcuminoides, que son antioxidantes: permiten neutralizar los radicales libres, influyendo por ende sobre el envejecimiento celular. Varias investigaciones se están llevando a cabo para tratar de establecer un posible vínculo benéfico entre el consumo de cúrcuma y ciertos pacientes que padecen la enfermedad degenerativa de Alzheimer. Asimismo, se está llevando a cabo una investigación activa respecto al cáncer, para determinar si las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la cúrcuma podrían jugar un papel en la prevención y tratamiento del cáncer.

Ideal para estimular las defensas naturales

La cúrcuma puede ayudar el organismo a defenderse contra una infección, pero tiene también un poder antioxidante. Esto la convierte en un ingrediente ideal para reforzar las defensas naturales, particularmente al llegar el invierno o en caso de período de cansancio. Los complementos alimenticios de cúrcuma pueden consumirse como tratamiento preventivo. La curcumina tendría efecto sobre la actividad y el crecimiento de las células inmunitarias, además de una acción antiviral  y microbiana.

Los beneficios de la cúrcuma sobre la digestión y los trastornos intestinales

Ayuda a la digestión

Se recomienda particularmente las cápsulas de cúrcuma para calmar los trastornos digestivos. Por tener un rol de protector gastrointestinal, se aconseja la cúrcuma para tratar la dispepsia, que abarca dolores estomacales, nauseas e hinchazón vinculados a las dificultades digestivas. Se usa entonces como tratamiento de mantenimiento en caso de trastornos recurrentes, o para aliviar una crisis pasajera. Se recomienda también la cúrcuma para mejorar las funciones biliares que pueden provocar dolores estomacales. Ayuda y facilita la digestión.

Reduce las inflamaciones del estómago

La curcumina, sustancia activa de la cúrcuma, tiene efectos antiinflamatorios. Se recomienda entonces para las inflamaciones del estómago, mayormente cuando estas se deben a trastornos digestivos, para los cuales se propugna la cúrcuma. Así, la cúrcuma puede aliviar dolorosas crisis debidas a una inflamación del aparato digestivo.

Bueno para el hígado

La cúrcuma tiene también un rol protector para el hígado. Desintoxica y alivia el órgano. Pues, al regular los ácidos gástricos, es decir la producción de bilis, y al mejorar su drenaje, restablece un equilibrio digestivo y biliar, benéfico para el hígado.

Otros beneficios de la cúrcuma
Además de los beneficios arriba mencionados, la cúrcuma es renombrada también por ayudar a luchar contra los trastornos de la piel. Se aconseja su uso en caso de presentar acné o eccema. Ayudaría particularmente para la cicatrización de la piel, pero también para regular el nivel de sebo y por ende, los granos. Finalmente, proporcionaría a la piel un bronceado dorado, ¡dándole brillo!

¿Cómo consumirlo?

¿Tienes inflamaciones gástricas y deseas calmarlas con los beneficios de la cúrcuma? Puedes consumirla en uso interno, en el marco de un tratamiento de mantenimiento o de prevención, por ejemplo antes del invierno, para reforzar el organismo. Consumido en polvo, la dosis diaria de cúrcuma puede variar entre 1,5 y 3 gramos por persona. Se puede consumir en forma de comprimido o en tisana. Para preparar una infusión, se necesita entre 1,5 y 2 g de cúrcuma, diluida en 150 ml de agua. Para un uso externo, algunos gramos de polvo de cúrcuma mezclados con agua permiten realizar un cataplasma. La cúrcuma no presenta efectos secundarios o dañinos para el hombre. Sin embargo, es contraindicado en caso de cálculos u obstrucción del conducto biliar. Dato interesante: sus efectos se pueden multiplicar con la toma simultánea de otras plantas activas.

La cúrcuma es una planta usada en medicina natural. Como suplemento alimenticio, en el marco de un tratamiento de mantenimiento, puede ayudar a luchar contra las molestias de la vida diaria y reforzar el organismo. Puede también tratar malestares pasajeros como una digestión difícil o acidez de estómago.

Tres puntos claves para recordar sobre la cúrcuma:

  • La cúrcuma es una planta asiática, de la cual se consume el rizoma, reducido en polvo;
  • Sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes son reconocidas, pero otras investigaciones aún están en proceso;
  • Se recomienda particularmente para calmar los trastornos digestivos y combatir la
  • inflamación.
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Agua termal: cuidar la piel y calmarla ◀◀
Aceite de almendra dulce: 13 maneras de usarlo ►►