Crema antiedad y antiarrugas:
¿Cuáles son las diferencias?

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el | actualizado el 22/02/2021

Crema antiedad y antiarrugas: ¿Cuáles son las diferencias?

Después de los 25 a 30 años, la piel empieza a mostrar signos de debilidad. Primeras arrugas, manchas marrones, falta de homogeneidad de la tez... Para luchar contra las marcas que deja el paso del tiempo y prolongar el aspecto juvenil de tu rostro, existen dos tipos de cuidados: la crema antiarrugas y la crema antiedad. ¿Cuál es la diferencia? ¿Cómo elegir? Te lo explicamos.

Envejecimiento de la piel: explicaciones

¿Por qué envejece la piel?

No hay nada más natural que el envejecimiento. A medida que la edad de una persona avanza, las células entran en un proceso de senescencia (envejecimiento de los tejidos del organismo).

A nivel de la piel, se manifiestan varios fenómenos inherentes:

  • Reducción de la actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas que provoca una disminución de secreción de sebo y sudor. Se debilita la película hidrolipídica que reviste la piel, causando que esta pierda su flexibilidad y seque más fácilmente;
  • Decrecimiento del ritmo de renovación celular, favoreciendo la acumulación de pieles muertas en la superficie;
  • Reducción del número de melanocitos (células responsables de la pigmentación).

En paralelo, otros factores como el sol, la contaminación, el tabaco, una mala alimentación o el estrés, pueden acelerar el proceso de envejecimiento cutáneo.

¿Cuáles son los efectos del envejecimiento?

En el plano físico, el envejecimiento de la piel puede adoptar diversas formas:

  • Las arrugas: es el efecto más sobresaliente y visible, particularmente en el rostro. Por la reducción de actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas, la piel seca y pierde elasticidad. Los pliegos naturales, formados por los movimientos de la piel, acaban entonces dejando surcos;
  • Las anomalías cutáneas: vasos dilatados, manchas marrones, despigmentación localizada...
  • Alteración de la tez: pérdida de la homogeneidad, palidez, tono apagado...

Crema antiarrugas: un cuidado específico

¿Cuál es el propósito de una crema antiarrugas?

La crema antiarrugas sirve para combatir los pequeños surcos que se van formando en los pliegues de la piel con el paso del tiempo. Recordemos que estos surcos se van creando por la pérdida de elasticidad y profunda deshidratación de la piel. Las arrugas se pronuncian más en el rostro, particularmente a nivel de los ojos, la frente y el contorno de los labios. Son las que llamamos líneas de expresión.

Por tanto, la función de la crema antiarrugas es nutrir la piel para que recobre una mejor flexibilidad. Conseguir dicho propósito requiere un aporte significativo en agua y una estimulación de la renovación celular. Estos cuidados específicos lo consiguen sobre la base de componentes naturalmente presentes en el organismo como el ácido hialurónico.

Otro elemento determinante para combatir las arrugas es el colágeno. Esta proteína tiene el poder de favorecer la regeneración de la piel y preservar su elasticidad. Le proporciona un efecto alisador.

Naturalmente presentes en la epidermis, estas dos moléculas ven su producción disminuir paulatinamente. Para suplir esta carencia, los laboratorios elaboraron fórmulas sintéticas a base de colágeno y ácido hialurónico.

¿A quién está dirigida la crema antiarrugas?

El capital genético de cada persona es diferente. No hay regla estricta con respecto al envejecimiento, así que definir una edad para empezar a usar un cuidado antiedad no tendría mucho sentido. Por otra parte, ciertos factores externos como el tabaco, la alimentación o el sol pueden contribuir en acelerar el fenómeno de envejecimiento.

Sin embargo, podemos dividir en dos etapas las fases del envejecimiento y la aparición de las arrugas, y cada una de ellas tiene un cuidado que le corresponde:

Las primeras arrugas

Estas arrugas, llamadas líneas de expresión, afectan a las mujeres a partir de los 25 años. Estos primeros signos aparecen generalmente a nivel de la frente (entrecejo) y alrededor de los ojos (patas de gallo).

Para reducir estas líneas, las cremas para primeras arrugas tienen ante todo una función hidratante. Si bien contienen ya una pequeña cantidad de activos antienvejecimiento, su principal acción será de preservar la piel contra la sequedad, suavizándola.

Arrugas instaladas

En promedio, entre los 35-40 años, las arrugas más profundas pueden instalarse. El surco que dibujan es más pronunciado. En tal caso, es tiempo para adoptar una crema con activos más potentes.

Piel joven y antiarruga: la paradoja
Puede ser tentador emplear antes de tiempo un antiarrugas para piel madura para prevenir las marcas antes de que estas aparezcan en tu rostro. Desaconsejamos enérgicamente esta práctica, pues la mayor parte de estos productos son dirigidos a un público mayor de 35 años. En una piel joven, los activos antienvejecimiento podrían fragilizar la epidermis y volverla más sensible.

Crema antiedad: una prevención contra los efectos del envejecimiento

¿Por qué elegir una crema antiedad?

Las arrugas no son los únicos síntomas de envejecimiento. Flacidez de la piel, manchas marrones, despigmentación... son muestras de los estragos causados por la edad. Para retrasar el conjunto de estos signos de envejecimiento, la crema antiedad actúa de forma más integral que un cuidado antiarrugas. Su acción redensifica la piel, le devuelve brillo y estimula la producción de colágeno.

Este tipo de cuidado suele estar compuesto de retinol, un producto derivado de la vitamina A que incide en el conjunto de los signos visibles de la edad.

Suero antiedad para los ojos: ¿cómo usarlo?

La vista es una zona muy sensible. Necesita un cuidado especial con un tratamiento específico.

Para obtener una eficacia óptima, el método de aplicación de un suero antiedad juega un papel clave. He aquí nuestros consejos sobre los gestos que conviene incluir en tu rutina de belleza antiedad:

  1. En la piel limpia, deposita con la yema de los dedos lo equivalente de un grano de arroz de crema debajo del ojo;
  2. Aplica suavemente con pequeños toques, de adentro hacia afuera;
  3. Masajea con pequeños círculos a nivel de las patas de gallo;
  4. Aplica delicadamente el resto de producto en el párpado superior y termina con las pestañas.

Para combatir los signos del envejecimiento, la crema antiedad es una buena solución preventiva. Para una acción más específica sobre los surcos pronunciados, la crema antiarrugas es tu mejor aliada.

Tres puntos claves para recordar sobre la crema antiedad y antiarrugas:

  • La crema antiedad actúa sobre el conjunto de los signos del envejecimiento como arrugas, tez apagada, flacidez cutánea o manchas. La crema antiarrugas, como lo indica su nombre, tiene una acción específica sobre los surcos cavados por el tiempo;
  • Colágeno y ácido hialurónico son los dos componentes más empleados en los cuidados antiarrugas. El retinol, un derivado de la vitamina A, tiene una acción antiedad que obra sobre el conjunto de los signos del envejecimiento;
  • La crema antiedad se decanta en dos categorías: una orientada a combatir las primeras arrugas y prevenir su evolución y la otra dirigida a reducir los surcos ya instalados en las pieles maduras.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Farmacia o parafarmacia: ¿cuál es la diferencia? ◀◀
¿Qué modelo de mascarilla elegir para los niños? ►►