¿Cómo limpiar la nariz de tu recién nacido?

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el | actualizado el 30/07/2020

¿Cómo limpiar la nariz de tu recién nacido?

Desde los primeros meses de vida y durante algunos años, los niños son particularmente sensibles a los ataques virales. En función de la temporada en que nació, un bebé puede tener que enfrentar pronto su primer resfriado. Para limitar la congestión nasal y evitar las complicaciones, limpiar la nariz del bebé es vital. ¿Por qué es importante? ¿Cuáles son los gestos adecuados que hay que adoptar?

Limpiar correctamente la nariz del bebé: ¿Por qué es necesario?

Un gesto de higiene

Al respirar por la nariz, el bebé aspira tanto el aire como pequeñas impurezas debidas a la contaminación ambiental. Estas se depositan en las fosas nasales y pueden formar mocos que favorezcan el desarrollo de gérmenes. Quitarlas con regularidad es entonces una simple cuestión de higiene que limita, entre otras cosas, las irritaciones e inflamaciones nasales. De hecho, limpiar la nariz del bebé tiene que formar parte del ritual de aseo diario.

Una manera de ayudar al bebé a sonarse la nariz

Un bebé no sabe sonarse la nariz solo. No adquirirá la facultad de soplar por la nariz para eliminar las secreciones hasta dentro de algunos meses, incluso algunos años.

Necesita entonces que lo ayudemos a quitar el exceso de mocos y una limpieza sencilla de las fosas nasales no siempre basta. Ayudar al bebé a sonarse la nariz llega a ser necesario para evitar la acumulación de mucosidad y flema que favorecen el desarrollo de un resfriado.

En caso de resfriado, una necesidad absoluta

Es imposible que tu bebé escape a ese resfriado malo que circula tan fácilmente en las comunidades, manifestándose en una nariz que gotea o una congestión nasal. A menudo aparece una toz persistente para intentar desalojar el exceso de mucosidades.

No te preocupes, el resfriado es una de las patologías virales más leves. Sin embargo, sin el cuidado correcto, este pequeño virus puede provocar complicaciones que afecten los oídos (otitis) o los bronquios (bronquitis). La nariz constituye, en efecto, una barrera protectora de estos órganos contra los microbios.

El principal tratamiento consiste en eliminar al máximo la flema que se acumuló en las vías de la esfera ORL. Una limpieza de la nariz más frecuente y profunda resulta indispensable.

Limita la propagación del resfriado dentro de casa
Aparte de las comunidades, la casa puede ser un lugar de propagación de los virus si un miembro de la familia es infectado. Se deben privilegiar unos gestos sencillos para limitar los riesgos de contagio: - Airear con regularidad la casa; - Evitar sobrecalentar las habitaciones, mayormente los dormitorios (temperatura ideal entre 16 y 18°); - Adoptar gestos de prevención como lavarse regularmente las manos, toser en el codo para evitar la proyección de saliva, evitar tocar la cara de los miembros de la familia, etc.

¿Cómo soplar la nariz de tu bebé correctamente?

¿Qué accesorios debes usar?

Los accesorios y cuidados para la nariz del bebé deben ajustarse a la situación:

Para el aseo diario

Varias posibilidades existen para limpiar las fosas nasales del bebé:

  • Introducir con cuidado un algodón empapado con solución salina normal en su nariz,  velando en cambiar de algodón entre cada orificio nasal;
  • Usar un aspirador nasal para bebé: se trata de un accesorio en forma de pera, particularmente adaptado para los recién nacidos. Permite aspirar suavemente los excesos de secreciones nasales.

Nuestra selección de aspiradores nasales para bebé

En caso de resfriado

Cuando un bebé está resfriado, el aseo nasal diario no basta. Una limpieza más profunda y frecuente de las fosas nasales llega a ser necesaria. Te aconsejamos realizar 5 a 7 lavados nasales diarios, de preferencia cuando se despierta, antes de acostarlo y antes de cada comida.

Cabe señalar que hasta los 6 meses de edad aproximadamente, un recién nacido respira casi exclusivamente por la nariz. Al taparse, puede generar que se niegue a comer y no concilie el sueño.

Para ayudarte a destapar la nariz de tu bebé, algunos productos te serán muy útiles:

  • Las pipetas de solución salina normal: estériles y de uso único, son ideales para limpiar las fosas nasales de un recién nacido con una simple pulsación;
  • Las soluciones isotónicas de agua de mar: en forma de aerosol, contienen agua de mar rica en sales minerales y oligoelementos.

Dato interesante:
Si un médico recetó un tratamiento por aerosol nasal, es importante hacer un buen lavado nasal al bebé antes de administrar la medicina. Esto optimizará su eficacia.

¿Cómo limpiar la nariz de tu bebé correctamente? El método adecuado

Con un bebé agitado que se retuerce por todos lados, no es fácil encontrar el método que te permita limpiarle la nariz eficazmente y sin riesgo de herirlo. Para ayudarte, indicaremos a continuación unas prácticas correctas que puedes adoptar:

  1. Lávate cuidadosamente las manos;
  2. Tumba al bebé boca arriba;
  3. Ponte a su lado, a la altura de la cara;
  4. Ladea su cabeza y mantén sus brazos pegados al cuerpo para evitar que se mueva;
  5. Con tu mano libre, introduce la boquilla de la pipeta en el orificio nasal de arriba y presiona el monodosis para que penetre todo el contenido dentro de la cavidad. Para que el gesto sea eficaz, el líquido tiene que salir por la narina inferior;
  6. Limpia la nariz de tu bebé con un pañuelo desechable y deja que se calme por unos segundos;
  7. Haz lo mismo con la otra narina, usando otro monodosis.

Cuando el bebé es más grande, ya no es necesario tumbarlo. Es posible mantener al niño sentado. Lo importante es ladear su cabeza para evitar que el líquido pase a la garganta.

Limpiar la nariz del bebé es un gesto esencial que se debe incluir en el aseo diario. En caso de que se manifieste un resfriado, el lavado nasal debe ser adaptado para ayudar al bebé a sonarse la nariz y evitar complicaciones a nivel de la esfera ORL.

Los tres puntos claves que cabe recordar para limpiar la nariz del bebé:

  • Un bebé no sabe sacarse las mucosidades nasales solo. Es importante limpiar bien su nariz para despejarla;
  • El lavado nasal debe ser realizado con sumo cuidado para que no arriesgues irritar o herir sus mucosas nasales;
  • En caso de resfriado, es importante sonar la nariz del bebé varias veces al día (entre 5 y 7 veces).
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Desmaquillaje: una rutina de belleza a menudo descuidada ◀◀
Realizar con éxito la coloración natural de tu cabello en casa ►►