Desmaquillaje:
una rutina de belleza a menudo descuidada

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el

Desmaquillaje: una rutina de belleza a menudo descuidada

Si el maquillaje suele formar parte de la rutina de belleza de una mujer, el desmaquillaje no siempre es un hábito diario. Por la noche, muchas veces el cansancio puede más que uno y terminamos pasando por alto esta etapa de limpieza. Este gesto, sin embargo, es de vital importancia para la salud de la piel. ¿Por qué es importante desmaquillarse correctamente? ¿Qué producto usar? ¿Cómo hacerlo? Pongamos nuestra atención en este gesto de belleza que debes incorporar a tu rutina.

¿Por qué es tan importante desmaquillarse?

El proceso de regeneración de la piel

La piel se comporta de manera diferente durante el día y la noche. De día, juega un papel de barrera protectora contra las agresiones medioambientales. De noche, la epidermis aprovecha el tiempo de descanso para proceder a una renovación celular. Como la piel no necesita jugar su papel de escudo, es el momento favorable para que elimine las células muertas y produzca unas nuevas.

A fin de poder realizar este proceso, la piel necesita librarse de las impurezas acumuladas durante el día. El maquillaje forma parte de ellas.

La piel tarda 4 a 6 semanas en regenerarse
En un primer tiempo, las células nuevas nacen en la capa profunda de la epidermis. Les tomará luego 4 a 6 semanas para subir y reemplazar las partículas de piel muerta.

El desmaquillaje: una acción antienvejecimiento

Un buen desmaquillaje es clave para una regeneración cutánea eficaz. De hecho, basta con unos rastros de productos cosméticos para impedir que la piel respire. En consecuencia, las células muertas no son eliminadas correctamente y bloquean las nuevas.

Desmaquillaje descuidado: un factor de reactividad cutánea y aparición de granos

Podemos pensar que un desmaquillaje rápido y corriendo basta. Pero no es así. Aún un simple rastro de polvo puede obstruir los poros de la piel. Este fenómeno favorece una irritación de la epidermis y la aparición de rojeces y comedones (puntos negros).

Desmaquillaje: ¿Cómo realizarlo?

Elige un producto adaptado a tu tipo de piel

El desmaquillaje es clave para que mantengas una piel limpia y hermosa. ¿Qué producto escoger? La elección dependerá de tus preferencias personales y de tu tipo de piel.

En cuanto a la textura, varias opciones existen: loción, gel, agua micelar, aceite o incluso manteca desmaquillante.

Puedes decidirte por el tipo de producto que te resulte más agradable. Aunque al fin y al cabo,  tu tipo de piel va a determinar el producto a privilegiar.

¿Tienes piel seca?

Su prioridad es mantenerse nutrida. Para el desmaquillaje conviene mejor optar por una textura rica como el aceite. Sin embargo, presenta el inconveniente de necesitar un enjuague minucioso. La loción es también buena opción ya que permite una hidratación profunda de la piel. Finalmente, en regla general, en caso de piel seca las aguas desmaquillantes se suelen descartar. Ahora bien, existen aguas micelares “especial piel seca”. Combinan las micelas con agentes hidratantes para limitar la desecación.

¿Tienes piel grasa?

La piel grasa es rica en sebo. Conviene entonces evitar las texturas como el aceite, orientarse a cambio hacia fórmulas no grasas. El agua micelar aparece como la mejor aliada de las pieles grasas. Limita y regula la producción de sebo. Si optas por una textura como la de la loción, privilegia las que son adaptadas para el cabello graso. Su textura es más ligera y fluida que la de una loción clásica.

¿Tienes piel sensible?

En este caso, no importa la textura. A cambio, la elección de un producto para piel sensible es imprescindible. Su fórmula permite calmar la piel y limita la aparición de irritaciones. En Cocooncenter, hemos seleccionado las mejores marcas para ofrecerte una amplia gama de desmaquillantes y tratamientos complementarios.

¿Cómo desmaquillarte correctamente?: nuestros consejos

Procede por etapas

Para un resultado óptimo, un buen desmaquillaje se desarrolla en varias fases.

  1. Desmaquíllate con un producto adaptado a tu piel;
  2. Enjuágate: aún cuando el producto no prevea enjuague, aconsejamos cumplir con esta fase ya que después del desmaquillaje se suele aplicar el tratamiento de noche. Este debe emplearse en una piel totalmente limpia, a fin de optimizar su eficacia;
  3. Aplícate el tratamiento: en crema o en loción. En cualquier caso, la noche es el momento privilegiado para optimizar la eficacia de un tratamiento para el rostro. Permite además que la piel se regenere en buenas condiciones.

Enjuague después del desmaquillaje: favorecer el agua termal
Enjuagar la piel con agua del grifo tiende a secarla, particularmente en el caso de piel sensible e intolerante. De hecho, la cal presente en el agua es agresiva. Daña la película hidrolipídica que es supuesta proteger la piel. Desprovista de su barrera natural, ésta se seca y se vuelve más sensible. Te recomendamos entonces enjuagar tu cara con agua termal después de desmaquillarte. Preservarás así tu rostro de la desecación.

Adopta los gestos correctos

Ahora que las etapas del desmaquillaje ya no tienen secretos para ti, te proponemos pasar a la práctica dándote un ejemplo de los buenos gestos a adoptar, independientemente del tipo de productos que uses:

  • Vierte un poco de loción, agua micelar o aceite en un disco de algodón;
  • Aplica el disco a un costado de la nariz ejerciendo una presión ligera;
  • Desliza el algodón hacia la parte externa del rostro para eliminar el maquillaje de manera eficaz;
  • Procede de la misma manera con todas las partes del rostro (siempre de adentro hacia afuera) y con el cuello;
  • Termina dando pequeños masajes circulares con el algodón para estimular la circulación sanguínea del rostro;
  • Enjuaga tu cara con agua tibia (para las pieles grasas) o con agua termal (para las pieles secas);
  • Sécate delicadamente la cara dando toques con una toalla (no frotes para evitar irritar la piel).

El desmaquillaje puede parecer trivial. Juega sin embargo un papel clave en la salud de la piel y en ralentizar el envejecimiento.

Tres puntos claves para recordar sobre el desmaquillaje:

  • La piel se regenera durante la noche. Pero el proceso no podrá desarrollarse en las mejores condiciones, sin un desmaquillaje meticuloso;
  • Conviene elegir un desmaquillante de acuerdo al tipo de piel;
  • Recomendamos enjuagar la cara después de usar un desmaquillante. En caso de piel seca, es preferible emplear agua termal.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
¿Cómo elegir el chupete de tu recién nacido? ◀◀
¿Cómo limpiar la nariz de tu recién nacido? ►►