Agua floral:
un concentrado de beneficios para cada tipo de piel

Escrito por Marion , Esteticista / Cosmetóloga | publicado el | actualizado el 02/04/2020

Agua floral: un concentrado de beneficios para cada tipo de piel

Todos sabemos cuanto poder encierran las plantas y flores. Los aceites esenciales son muestra de ello, y todo el mundo ha escuchado hablar de sus beneficios. ¿Qué hay del agua floral? ¿Cuál es su peculiaridad? ¿Para qué sirve? Te lo contamos todo.

¿Qué es el agua floral?

Modo de fabricación del agua floral

Como lo indica su nombre, esta agua se obtiene a partir de una flor. El proceso de fabricación es el siguiente: se sumerge la planta en un recipiente con agua destilada (libre de sales minerales). Se calienta el conjunto y se extraen luego los compuestos aromáticos de la planta a través del vapor. Se recuperan y dejan decantar (se clarifican).

De este proceso resulta una mezcla de aceite esencial y agua.

Aceite esencial y agua floral: ¿Cuál es la diferencia?

Es una cuestión de índice de concentración. En efecto, a diferencia del agua floral que proviene de una mezcla de compuestos aromáticos y agua, el aceite esencial procede directamente de la destilación de plantas (sin añadir agua destilada). En consecuencia, la cantidad de moléculas aromáticas es mucho más densa y la solución resulta más aceitosa que el agua floral.

Por lo tanto, el aceite esencial debe ser usado con cautela por ser muy intenso, a cambio, el agua floral, mucho más suave, no tiene contraindicación.

Agua floral e hidrolato: ¿Cuál es la diferencia?

A decir verdad, el agua floral pertenece a la familia de los hidrolatos. Éstos abarcan todas las soluciones procedentes de la destilación de plantas aromáticas con agua destilada. El agua floral, que usa exclusivamente flores, forma parte de esta gran familia.

¿Cuáles son los beneficios de las aguas florales en el ámbito de la salud y de la belleza?

Aunque menos potentes que los aceites esenciales, las aguas florales poseen numerosas virtudes. A nivel dermatológico, se usan las aguas florales por sus propiedades calmantes y purificadoras. Te ofrecemos revisar a continuación el listado de algunas de las aguas florales más reconocidas por sus beneficios en la piel.

Agua de aciano

El poder astringente del agua de aciano es ideal para tonificar la piel. Su acción descongestionante la vuelve un aliado eficaz para reducir las bolsas bajo los ojos, las ojeras y señales de cansancio.

Finalmente, el agua de aciano estimula la circulación sanguínea y posee propiedades antiinflamatorias, es perfecta para las pieles irritadas o que padecen rosácea.

Agua floral de rosa

El hidrolato de rosa es rico en ácido graso. Por otra parte es muy concentrado en polifenoles, moléculas orgánicas antioxidantes. El agua de rosa posee, por tanto, propiedades nutritivas y antiedad.

Agua floral de lavanda

Entre los productos de belleza, el hidrolato de lavanda, es reconocido como purificador y regenerador. Limpia y sanea profundamente la epidermis. En el ámbito de la salud, sus virtudes antibacterianas son particularmente apreciadas para la piel. Ayuda a reducir el sebo y previene la formación de granos. Por otra parte, el agua de lavanda puede ser usada en complemento de limpieza para heridas leves.

Agua floral de manzanilla

Su activo más valioso es el efecto calmante que tiene para las pieles sensibles, vulnerables y con imperfecciones. El hidrolato de manzanilla permite también limitar las reacciones cutáneas causadas por agresiones externas (contaminación, frío, sequedad...).

Agua floral de romero

Es el aliado perfecto de las pieles grasas. Su alto contenido en taninos le confiere propiedades purificadoras. Se le reconocen también virtudes antioxidantes.

El agua floral de malva

Gracias a su alto contenido en antocianinas el agua de malva posee virtudes suavizantes y calmantes.

Agua floral de hamamelis

Compuesta esencialmente de taninos y flavonoides (pigmentos vegetales), es particularmente apreciada por sus cualidades antioxidantes. Estimula, por otra parte, la microcirculación cutánea, brindando más brillo a la tez.

¿Cuánto tiempo puede ser conservada el agua floral?
Por lo general, un hidrolato se conserva alrededor de un año, pero ese período puede variar en función a la calidad del producto. Para optimizar la vida útil de las aguas florales, se suelen conservar en una botella azul que las protege de alteraciones producidas por la luz y los U.V. En todo caso, conviene respetar los consejos de uso indicados en la botella.

¿Cómo usar las aguas florales?

¿Quién debería usar aguas florales?

Por ser suaves, con poca concentración en aceite esencial, todo tipo de piel puede aprovechar sus beneficios sin riesgo. Las aguas florales presentan pues la ventaja de poder ser usadas por toda la familia. Un aspecto particularmente interesante en el caso de los bebés, las mujeres embarazadas o madres lactantes para quienes los aceites esenciales suelen ser prohibidos.

Aun así, el agua floral sigue siendo un producto activo. Conviene, por lo tanto, comprobar siempre la reacción cutánea, haciendo la prueba en una pequeña zona de la piel, antes de usarla en todo el rostro.

¿Cómo escoger un agua floral?

El tipo de piel que tienes determina la elección del agua floral ideal. A continuación, te proponemos ejemplos de los hidrolatos más adaptados en función a tu tipo de piel:

  • Pieles secas: agua de aciano o de manzanilla;
  • Pieles mixtas: agua de rosa o de flor de naranja;
  • Pieles grasas: agua de lavanda o de romero;
  • Pieles frágiles o reactivas: agua de malva, de aciano o de manzanilla;
  • Pieles maduras: agua de rosa, de romero o de hamamelis.

En Cocooncenter, hemos seleccionado una amplia gama de aguas florales para satisfacer las necesidades de cada miembro de la familia.

Recomendación de uso

El agua floral puede ser usada en diferentes formas. La mayor parte del tiempo se usa como un complemento de tratamiento particular.

En la mañana, puede ser empleada sola para avivar y tonificar la piel. Reemplaza el uso de otras aguas limpiadoras ya que permite eliminar las impurezas acumuladas en el rostro durante la noche. El modo de aplicación más conveniente es la pulverización. No hace falta secar la piel después, de hecho no es recomendable. Por lo contrario, se aconseja dejar que los activos del agua floral obren. Una vez el hidrolato absorbido, solo queda aplicar el tratamiento de día usual. En la noche, es ideal para completar el desmaquillaje. Para un resultado óptimo, basta con pasar delicadamente un algodón empapado con agua floral en todo el rostro sin frotar.

Además de estas aplicaciones específicas, el agua floral puede ser usada en cualquier momento del día, para aportar al cutis un toque de frescura.

A la vez activa, suave y muy fácil de utilizar, el agua floral es un concentrado de beneficios para la piel. ¡Lo pruebas y no hay vuelta atrás!

Agua foral, tres puntos claves para recordar:

  • El agua floral contiene menos principios activos que un aceite esencial. Su uso está sometido a menos restricciones;
  • Cada tipo de piel tiene su agua floral predilecta;
  • El agua floral obra tanto en la belleza como en la salud.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Aromaterapia: guía rápida para principiantes ◀◀
Difusor de aceites esenciales: ¿Cómo escogerlo? ►►