Transpiración excesiva:
¿a qué se debe y cómo limitarla?

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

Transpiración excesiva: ¿a qué se debe y cómo limitarla?

La transpiración es un proceso natural. De hecho, es esencial para evacuar el exceso de calor del cuerpo. Sin embargo, algunas personas pueden sufrir de hiperhidrosis o transpiración excesiva. Este fenómeno benigno puede causar molestias significativas, malestar o incluso un verdadero complejo para la persona que la padece. Pero, ¿cuáles son las causas de una hiperhidrosis? ¿Se puede contrarrestar? Veamos esto en detalle tras una rápida presentación de este trastorno, a menudo muy incómodo.

Hiperhidrosis: Cuando transpiración rima con desproporción

Los diferentes tipos de transpiración

Las glándulas sudoríparas son las causantes de la transpiración. Están naturalmente presentes en toda la superficie del cuerpo con una concentración más importante a nivel de las axilas, de la planta de los pies y de la palma de las manos.

La transpiración se produce en dos casos:

  • Cuando la temperatura exterior aumenta y se vuelve más alta que la del cuerpo;
  • Cuando la temperatura corporal aumenta repentinamente debido a la fiebre o a un considerable gasto de energía (por ejemplo, al hacer ejercicio).

En ambas situaciones, el hipotálamo (glándula de nuestro cerebro) reacciona al aumento de la temperatura corporal enviando sangre a la piel. Las glándulas sudoríparas que conectan los poros de la piel liberan agua, causando el efecto de la transpiración.

¿Sabía que...
El olor desagradable que a menudo acompaña a la transpiración no está directamente relacionado con ella? Los responsables son los microorganismos presentes en la piel que se multiplican con el sudor. Estas bacterias, favorecidas por los folículos pilosos, aman en particular el calor de las axilas. Por este motivo, los olores se concentran principalmente en esta zona.

El interés de transpirar

Transpirar es esencial para regular la temperatura corporal y mantenerla a un nivel normal. Nuestro cuerpo está expuesto a las variaciones diarias de temperatura. Sin embargo, para que funcione correctamente, necesita mantenerlo a unos 37°C. Por lo tanto, la transpiración es necesaria para regular la temperatura corporal.

En paralelo, la transpiración posee otros usos:

  • Contribuye a la eliminación de residuos y toxinas en la sangre;
  • Actúa como un mecanismo de defensa contra un exceso de calor interno (debido a la fiebre, por ejemplo);
  • Proporciona un mejor agarre a los pies y a las manos.

¿Cómo se reconoce una hiperhidrosis?

Hemos dicho que transpirar es beneficioso y totalmente natural. Sin embargo, cuando el sudor se vuelve demasiado importante y excede lo fisiológicamente necesario, puede ser muy incómodo.

Estos son algunos ejemplos de situaciones que pueden ser signo de hiperhidrosis:

  • Las manos y/o los pies están húmedos constantemente;
  • El más sencillo movimiento provoca ríos des sudor;
  • La transpiración es tan importante que se vuelve molesta a diario;
  • Las manchas provocadas en la ropa requieren que la persona se mude varias veces al día.

Transpiración excesiva: causas y consecuencias

Hiperhidrosis primaria

Este es el tipo más común de transpiración excesiva. A menudo está localizada y se manifiesta, en general, de manera simétrica o bilateral. Se habla de hiperhidrosis primaria cuando la duración de esta supera los 6 meses. A menudo de origen genético, este tipo de transpiración excesiva se produce antes de cumplir los 25 años. La hiperhidrosis primaria no es el resultado de una enfermedad.

Hiperhidrosis secundaria

Este tipo de hiperhidrosis es causado por una patología. Los sudores abundantes pueden estar ligados a una infección, un desequilibrio hormonal provocado por ciertas enfermedades, la obesidad o incluso una fuerte ansiedad. La hiperhidrosis secundaria puede generalizarse en todo el cuerpo. Si está localizada, a diferencia de la hiperhidrosis primaria, es, en principio, unilateral.

Las repercusiones: de la molestia a la discapacidad

Si bien la hiperhidrosis primaria no es grave desde el punto de vista de la salud, sus efectos visibles e indeseables pueden convertir la vida de estas personas en algo insoportable. Algunas personas sólo sentirán una pequeña molestia. Pero, para otros individuos, la hiperhidrosis puede verse como una discapacidad real o la causa de una auténtica fobia social.

Limitar el exceso de transpiración: soluciones al alcance de la mano

Para transpirar menos y decir adiós a los complejos y al malestar que provoca una sudoración importante, existen soluciones propias a cada parte del cuerpo afectada.

Cuidado específico de los pies y de las manos

En caso de hiperhidrosis palmar, el simple hecho de saludar a una persona dándole la mano puede provocar mucha angustia. Al igual que la planta de los pies, para combatir los efectos de la transpiración, las manos necesitan un cuidado particular. Gracias a la sinergia de sus componentes, y en particular, a la presencia de sales de aluminio, la crema antitranspirante Hidrosis Control de Ducray permite absorber la humedad, eliminar los malos olores y limpiar la piel.

La textura cremosa y no pegajosa se adapta especialmente bien a los pies y a las manos, ya que es muy fácil de aplicar y permite una rápida absorción.

Soluciones para unas axilas más bonitas

El antitranspirante o antisudorífico

Un desodorante, como su nombre indica, enmascara simplemente los olores. Fabricados con sales de aluminio, los antitranspirantes reducen el sudor bajo las axilas cerrando los poros durante unas horas. También contienen un principio activo antibacteriano que evita la proliferación de los microorganismos responsables de los malos olores.

El Detranspirante

Cuando la transpiración excesiva se vuelve realmente incómoda, un antitranspirante ya no es suficiente para limitar la sudoración. Los tratamientos a base de detranspirante pueden reemplazarlos. Su función es crear un tapón de queratina en las glándulas sudoríparas para dejarlas en reposo, sin por ello provocarles ningún efecto perjudicial.

La acción de los detranspirantes posee una duración de eficacia comprendida entre los 2 y los 7 días.

¿Sabía que...
El número de glándulas sudoríparas de las axilas representa sólo alrededor del 1% de la cantidad total presente en todo el cuerpo? Por lo tanto, una hiperhidrosis local no es ninguna fatalidad y sufrirla sin hacer nada para evitarlo es todo menos una obligación. Si las soluciones locales son ineficaces, no dude en consultar a un médico, ya que existen tratamientos más avanzados: fármacos, ionoforesis, inyección de toxina botulínica.

Nuestra selección de productos contra la sudoración excesiva

La transpiración es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. Sin ella, la temperatura no podría ser regulada y el cuerpo podría sobrecalentarse bajo ciertas condiciones. Por ello es esencial no erradicar el fenómeno de transpiración en todo el cuerpo. Sin embargo, es muy posible contrarrestarla localmente con una solución que bloquee la acción de las glándulas sudoríparas, sin el riesgo de interferir con la regulación térmica del cuerpo.

Transpiración excesiva, 3 puntos clave a tener en cuenta:

  • La transpiración es un fenómeno natural y vital: es fundamental no bloquearla por completo;
  • La hiperhidrosis no es una fatalidad: hay formas sencillas de combatirla;
  • Un antitranspirante reduce la transpiración local mientras que un detranspirante la bloquea temporalmente.
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
Manchas marrones: todo sobre la hiperpigmentación ◀◀
Prepara tu piel para el sol y así tendrás un hermoso bronceado: ¡todo lo encontrarás en la naturaleza! ►►