Prepara tu piel para el sol y así tendrás un hermoso bronceado:
¡todo lo encontrarás en la naturaleza!

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el

Prepara tu piel para el sol y así tendrás un hermoso bronceado: ¡todo lo encontrarás en la naturaleza!

Al terminar el invierno, ¡tu piel está lejos de tener esa tez dorada ideal para lucir la ropa ligera de verano! ¿Cómo devolverle la vida, respetando su fragilidad? He aquí unos consejos.

El bronceado: una reacción natural de protección

En la capa basal epidérmica, encontramos células llamadas melanocitos. Las hallamos también en la base de los folículos pilosos donde crecen el vello y los cabellos, pero también en otros sitios de nuestro cuerpo (meninges, aparato digestivo, ojos, orejas...). Los melanocitos contienen minúsculas organelas, los melanosomas. Bajo los efectos de la radiación ultravioleta que emite el sol, los melanosomas, siguiendo una cadena de reacciones complejas, secretan una sustancia llamada la melanina, que es un pigmento.

Existen principalmente dos tipos de melanina: la eumelanina de color oscuro, marrón parduzco o negro mientras que la feomelanina tiene un tono rojo amarillento. los melanosomas migran fuera de los melanocitos llevando su melanina y penetran los queratinocitos, otro tipo de células que representan el 90% de las células de la epidermis. Estos queratinocitos coloridos suben hacia la superficie de la piel, a medida que se va renovando la capa superior de la epidermis. De esta manera, la piel se va oscureciendo. Por lo menos, para los que producen mayormente eumelanina! Porque las personas pelirrojas o rubias secretan más feomelanina. Mientras la eumelanina es muy eficiente captando los rayos UV, transformándolos en calor, y proporcionando así una protección para la piel, la feomelanina se degrada rápido, otorgando poca defensa y dejando la piel más expuesta a las quemaduras solares.

Los rayos UV y su efecto en la piel
Existen tres tipos de rayos UV : los UVA, B y C. La capa de ozono bloquea los rayos UVC pero dejar pasar parcialmente las otras dos categorías de ultravioletas. Los UVB son responsables de las quemaduras solares, mientras que los UVA, capaces de penetrar más profundamente la piel pueden ser muy peligrosos teniendo un efecto deletéreo sobre el ADN de las células. La radiación ultravioleta es responsable del envejecimiento precoz de la piel, pero también de temibles cánceres, como los melanomas. Las personas de tez oscura serán poco expuestas a las quemaduras solares (las cuales son quemaduras de primer grado) pero lo serán a los cánceres de la piel, igual que las demás.

¿Cómo despertar el brillo de tu piel antes del verano?

¿Cómo preparar tu piel al bronceado? La descamación

Conviene exfoliar el rostro y el cuerpo. En efecto, la superficie visible de la epidermis está compuesta de células muertas unidas por lípidos: la capa córnea. Son los queratinocitos que han subido desde las capas profundas de la piel y culminaron su ciclo evolutivo. Una descamación suave (para no agredir la piel) permite eliminar una parte de ellos para permitir a nuevos queratinocitos, enriquecidos en melanina, llegar más rápido a la superficie.

¿Qué pensar del uso de cabinas de rayos UV para preparar tu piel para el bronceado?

De ser posible, es mejor prescindir de ellas. Aunque pueda ser tentador hacer uso de ellas para no llegar pálidos a la playa, esas sesiones de exposición a los rayos UV potencialmente cancerígenas no son aconsejables. Más vale fiarse de recursos naturales para mantener una piel saludable y radiante, éstos estimularán la síntesis de la melanina proporcionando al organismo todos los nutrientes necesarios.

Apostar a favor de las vitaminas y oligoelementos

Para preparar tu piel, oriéntate hacia las vitaminas y oligoelementos, saludables para ella pero también hacia los pigmentos naturales. Existen varios que encontramos en la alimentación y son beneficiosos para la salud. Por ejemplo: la luteína (un carotenoide protector de la retina presente en las coles, espinacas, calabazas, huevos...) y el licopeno (otro carotenoide, antioxidante muy potente, que encontramos en los tomates, sandías, frutas de baya, pomelos, etc).

Sirven de protectores y merece la pena incluirlos en tu dieta. Pero el que más nos interesa, es el beta-caroteno o provitamina A. Es un precursor de la vitamina A, también llamada retinol en su forma activa. Consumida tal cual, esa vitamina puede presentar cierto grado de toxicidad para el hígado, en cambio, el beta-caroteno no presenta ningún peligro. Una vez en el organismo, se transforma en retinol que estimula la producción de melanina. Constituye también un potente antioxidante que protege las células. Encontramos principalmente el beta-caroteno en las zanahorias, los boniatos, las calabazas y las verduras de hojas verdes. Beta-caroteno y bronceado hacen buenas migas: ¡es una manera satisfactoria de conseguir un cutis saludable y hermoso que viene desde dentro!

Complementos alimenticios que favorecen una buena cara

¿Deseas enriquecer tu alimentación en nutrientes que te ayudarán a conseguir una tez bronceada de ensueño? Cocooncenter te ofrece todo un abanico de complementos alimenticios que te ayudarán a preparar tu piel para el sol, y la embellecerán sin peligro. Son complejos que tienen componentes activos como los carotenoides y otras sustancias como las vitaminas E o C, el cobre o el zinc, tantos ingredientes que protegen la piel, la nutren desde el interior y participan en la síntesis de la melanina.

Con estos productos que han pasado el control de calidad y son prácticos de llevar por todas partes, podrás preparar tu piel para el sol, reforzar sus defensas contra el estrés oxidativo y conseguir una tez bronceada encantadora sin exponerte durante horas. La mayor parte de las sustancias activas han sido extraídas de vegetales. Por lo tanto, son totalmente naturales, sólo que más concentradas y fáciles de empleo que las fuentes vegetales contenidas en la alimentación. Para preparar tu piel para el sol, basta con una cápsula, pastilla o tableta diaria por cura de un mes y obtendrás resultados visibles, otros serán más discretos, pero de igual importancia para la salud. ¡La piel es frágil, mayormente las que son claras, y el beta-caroteno es más saludable que días enteros tostándote al sol!

Nuestra selección de preparadores solares

¡La naturaleza contiene tesoros para que puedas lucir buena cara! Entonces, en lugar de exponer tu piel a los rayos ultravioletas al máximo, conviene mejor que le suministres complementos alimenticios que preparan para el bronceado, saludables para ella y que favorecen delicadamente su pigmentación.

Preparar tu piel para el bronceado: tres puntos claves para recordar

  • Los complementos alimenticios no previenen la piel contra los efectos perjudiciales del sol, como las quemaduras solares, el envejecimiento prematuro o los cánceres de la piel. Debemos mantenernos prudentes aplicando crema solar.
  • La síntesis de pigmentos que proporcionan una piel bronceada sigue un proceso complejo, que puede ser favorecido por curas de complementos alimenticios específicos para el sol, enriquecidos por ejemplo en beta-caroteno.
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Transpiración excesiva: ¿a qué se debe y cómo limitarla? ◀◀
Exfoliante corporal: La indispensable rutina para una piel joven y sana ►►