Las estrías:
Esas pequeñas cicatrices poco agraciadas que nos sacan canas verdes...

Escrito por Marion, Esteticista / Cosmetóloga | publicado el | actualizado el 08/04/2020

Las estrías: Esas pequeñas cicatrices poco agraciadas que nos sacan canas verdes...

Afortunadamente las estrías no presentan un peligro para la salud. Son bastante comunes pero no resultan por tanto menos antiestéticas y difíciles de aceptar. ¿Una fatalidad? No del todo. Familiaricémonos con ellas, para combatirlas mejor.

¿Qué son las estrías?

Rayas, hendiduras alargadas focalizadas en ciertas zonas sensibles como el vientre, las caderas, los glúteos, los senos, los muslos, los brazos... Tantos defectos que nos acomplejan al momento de ponernos el traje de baño o el short. Como una tierra que sufre de la sequía y se resquebraja, las estrías son rasgaduras irreversibles de las fibras profundas de nuestra piel.

Dos etapas de desarrollo:

  • Al inicio se denominan estrías “inmaduras”. La piel lesionada está inflamada y de color roja. ¡Aunque no lo parezca, es buena noticia! Significa que la zona está vascularizada y en proceso de cicatrización. La piel todavía se puede regenerar. ¡En esa etapa podemos mejorar de manera significativa el aspecto final de las cicatrices!
  • 18 meses a 2 años después, se conocen como las estrías “maduras”. El tejido cicatricial ya no es vascularizado. Resulta muy difícil actuar entonces. Sin embargo, con el tiempo, las cicatrices se esclarecen para tomar un aspecto “nacarado”. Se mezclan naturalmente con la piel, hasta el punto que solo un examen minucioso puede detectarlas...

¿Cuáles son las causas?

Las estrías aparecen principalmente por dos razones: una causa hormonal y una causa mecánica. Ahora ¡ojo! si las dos causas se combinan, el riesgo es mayor.

La causa hormonal: ¡demasiada secreción de cortisol!

Más elevada es la tasa de cortisol y menor es la producción de colágeno. Ahora bien, las fibras de colágeno participan en mantener la piel elástica y resistente. Cuando esas faltan, la piel se vuelve más vulnerable en caso de estiramiento.

En casos poco frecuentes, ese desequilibrio hormonal puede ser patológico (síndrome de Cushing) o consecuencia de un uso prolongado de corticoides o cremas con cortisona. De manera más general, la tasa de cortisol aumenta en ciertas etapas de la vida, como en la pubertad o durante el embarazo.

La causa mecánica: ¡un estiramiento de la piel fuera de norma!

La barriga se redondea, los senos se vuelven más pesados... El embarazo es, de no extrañarse, LA etapa sensible. ¡Se someten a dura prueba los tejidos cutáneos, siendo estirados con tanta fuerza en tan poco tiempo! Hay que tener cuidado con las variaciones de peso con los años: más repentina es la pérdida o toma de peso, más difícil será la adaptación de la piel y esto la perjudicará. ¡Los hombres no se salvan de ese riesgo! Las estrías son generalmente relacionadas con una subida de peso o la práctica intensiva del deporte. En esos casos se concentran en la espalda o en los “michelines”.

¿Cómo limitar su aparición?

  • Controla tu peso y evita variaciones bruscas. Después de unos excesos, come más equilibrado para no alejarte de tu peso habitual.
  • A diario, hidrata y masajea tu piel para mantener su elasticidad. Es bueno aplicar loción corporal después de la ducha, cuando el cuerpo aún está húmedo, y luego masajear esas pequeñas “redondeces” enérgicamente con los puños cerrados. ¡Un gesto tónico que despertará suavemente tu cuerpo!
  • Exfolia tu piel con regularidad para que se libre de impurezas y pueda respirar mejor.
  • Bebe suficiente y come alimentos ricos en omega 3 (aceite de cola, de nuez, de pepitas de uva...), alimentos ricos en vitamina E (pescados grasos, aguacate, granos...), frutas y verduras rebosantes de antioxidantes.
  • Haz ejercicio para activar la microcirculación en las partes sensibles (marcha rápida estirando bien el pie, bicicleta, natación, gimnasia acuática...).

Embarazo: masaje para evitar las estrías
Durante el embarazo, el vientre, los senos y los muslos están muy expuestos a presentar estrías. Aunque estos pequeños defectos no se ven enseguida, es necesario preparar la piel desde los primeros meses. Un masaje con aceite o crema adaptada será muy eficaz, a condición de realizarlo dos veces al día, evitando las partes sensibles: ombligo, pezones...
•  Un tiempo para el pulido: se calienta el aceite o crema con las manos, luego se aplica con pequeños movimientos circulares rápidos. Se debe percibir una sensación de calentamiento;
•  Un tiempo para el masaje suave: se pellizca y masajea cada zona de piel, de manera enérgica pero también sabiendo escuchar las sensaciones producidas.

Estrías: nuestros trucos para que mejore la estética.

Soluciones suavísimas para la piel:

¡Incrementar la hidratación!

Para prevenir o reducir las estrías, no basta con tu tratamiento habitual. Hay que pasar a un nivel superior y escoger productos especializados.

  • Cremas o lociones hidratantes especiales para las estrías, que hidratan la piel y refuerzan la barrera cutánea. Algunas están enriquecidas en vitamina E para combatir los radicales libres y ayudar la piel a mantenerse en buen estado de salud.
  • Formulas que contienen aceites vegetales con acción cicatrizante y nutritiva. Aceites vegetales de rosa mosqueta, de camelina, de onagra, de aguacate, de granada, de baobab... Aprovecha los ingredientes de origen natural que mejoran la elasticidad de la piel y ayudan las lesiones leves a cicatrizar.

Sol: mínima exposición...

¡Nada de dorarse al sol! Conviene aprovechar su efecto en primavera solamente para tener buen semblante y abastecerse en vitamina D. En cambio, se aconseja el autobronceador para tener una tez morena y mejorar el aspecto de las estrías.

A grandes males, grandes remedios, para una acción más profunda...

  • El peeling: se aplican sustancias ácidas sobre la piel para alisarla y estimular la secreción de colágeno.
  • El láser para estimular la actividad de los fibroblastos.
  • La microdermoabrasión que consiste en una abrasión de la zona.
  • La cirugía para tensar la piel.
  • La inyección de plasma debajo de la piel para ayudar a regenerar las fibras de colágeno.

Cuando las estrías vinieron para quedarse, no resulta sencillo erradicarlas. Atenuarlas nos permite aceptarlas mejor. Y con el paso del tiempo, podemos mirarlas con cierta filosofía como el reflejo de las metamórfosis de nuestra vida: adolescencia, embarazo... ¡que nos traen tantos recuerdos!

Las estrías, tres puntos para recordar:

  • Más recientes son las estrías con un aspecto rosado, y mejor es la posibilidad de actuar para su cicatrización, usando productos adecuados y de buena calidad, vendidos en parafarmacia.
  • Algunas etapas de la vida son sensibles, pues la actividad hormonal es más intensa. Es el momento indicado para cuidar de ti misma y vigilar particularmente el aumento de peso.
  • ¡Y no olvides que una piel bien hidratada, flexible y en buena salud será menos sujeta a las estrías a lo largo de la vida!
Más sobre el autor
Marion
Marion
Esteticista / Cosmetóloga
Nuestra Esteticista Marion está graduada en Estética/Cosmética, especializada en el cuidado dermo-cosmético y en maquillaje. A través de "Tu rincón de bienestar y belleza", Marion te ayudará a cuidar de tu rostro y cuerpo dándote consejos de belleza.
Rostro, cabello: ¿cómo escoger el mejor sérum? ◀◀
Aloe vera: La planta con múltiples beneficios ►►