Encías irritadas:
¿Cómo cuidarlas?

Escrito por Paul Musset, Farmacéutico | publicado el

Encías irritadas: ¿Cómo cuidarlas?

Encías hinchadas, dolorosas, pequeños sangrados al cepillarse los dientes ¿Qué pasa? Tu encía probablemente esté irritada. ¡Aunque no se trata de entrar en pánico, es tiempo de cuidar el precioso soporte de nuestros dientes!

La encía, frágil nido de los dientes

¿Cómo está compuesta nuestra dentadura?

Las encías están compuestas por un tejido grueso, abundantemente vascularizado e inervado. ¡Es un elemento de soporte de los dientes tan imprescindible como vulnerable! Para entender el papel que desempeñan las encías en la salud dental, es necesario conocer la estructura dental.

El centro del diente está compuesto de pulpa. Ahí se encuentra la mayor parte de los vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Luego tenemos la dentina, sustancia principalmente mineral,  que contiene sin embargo algo de materia orgánica recorrida por nervios. Para terminar, la parte visible del diente está cubierta por una capa de esmalte. En cuanto a las raíces, parte invisible, están rodeadas por un cemento fino, parecido al hueso. Alrededor, encontramos la membrana alveolar o periodontal, un tejido blando que permite amortiguar los movimientos del diente.

La encía prolonga las mucosas de la boca, envuelve los huesos maxilares (las mandíbulas) y rodea la base de cada diente. Adhiere, o sea, está pegada al diente, excepto a nivel del cuello dental, de donde emerge la parte visible del diente, y en la que forma un pequeño borde abultado despegado del esmalte.

La encía, fundamental pero frágil

La principal función de la encía es proteger al hueso y al diente de las agresiones externas. Cierra el acceso a suciedades y microbios que podrían infiltrársele, alcanzando el hueso, las raíces o el flujo sanguíneo que lo alimenta. Una encía en mal estado puede dificultar la alimentación, el habla, y alterar el estado general de salud. Ahora, la encía es frágil: es un tejido blando, en contacto directo con los alimentos, recorrido por pequeños vasos sanguíneos y nervios, sometido a cambios de temperatura, fricciones y presiones constantes (cuando hablamos o cuando masticamos).

Encías irritadas: la gingivitis

¿Encías hinchadas, de color rojo vivo, brillantes? ¿Sangrados recurrentes cuando cepillas o cuando muerdes una manzana? ¿Mal aliento? ¿Encías sensibles, ligeramente dolorosas al tacto? Posiblemente haces parte de los 80% de la población que hayan padecido o padecerán episodios de gingivitis, en algún momento.

La gingivitis es una inflamación superficial de las encías. Es frecuente y sin gravedad. Sin embargo, si no tomamos medidas para tratarla, la inflamación podría propagarse a todos los tejidos gingivales: es la periodontitis. Si se empeora, los dientes pueden llegar a aflojarse y caer. Se considera que 30 a 40% de las caídas de dientes se deben a la periodontitis.

¿Cuáles son las causas de la gingivitis? En la mayor parte de los casos, placa dental y sarro son los principales responsables. La placa dental es una mezcla de restos de comida y bacterias acumulados en y entre los dientes, debido a cepillados deficientes o ineficaces. Con el tiempo, esta placa, fuente de infecciones e inflamaciones, se endurece y adhiere al diente en forma de sarro.

¿Cómo prevenir y tratar la gingivitis?

La prevención de la gingivitis depende primeramente de la regularidad del cepillado (por lo menos dos veces al día). Debe practicarse en forma metódica: desde la encía hacia el diente con un cepillo de cerda muy suave, sin olvidar ningún lado. Es importante usar un dentífrico específico, suave para las encías y que refuerce los dientes, especialmente gracias al flúor. Cocooncenter te ofrece una selección de dentífricos elaborados especialmente para las encías sensibles, que aliviarán muchas molestias. Para limpiar los espacios interdentales, se recomienda usar hilo dental o cepillos interdentales específicos.

Procura consultar tu dentista por lo menos una vez al año. Limpiará el sarro de tus dientes, suele bastar para resolver la gingivitis simple. A veces, un tratamiento antibiótico puede resultar necesario, pero mientras esperas de ver al especialista, puedes empezar con enjuagues bucales con una solución antiséptica, durante unos 10 días como máximo. Existen también unos geles antisépticos para aplicar en las encías, pero igualmente el tratamiento no debe prolongarse sin recomendación médica pues, a largo plazo, puede alterar el equilibrio de la flor bucal. Para las pequeñas molestias de mal aliento existen unos sprays, para usar mientras esperando poder resolver el problema de fondo.

Tabaco: el enemigo jurado de las encías
¡El azúcar no es el único y temible enemigo de dientes y encías! El tabaco aumenta el riesgo de irritación de las encías, además de los efectos perjudiciales muy conocidos que tiene. De hecho, el humo ataca los tejidos y pequeños vasos sanguíneos, reduce así la entrega de oxígeno y favorece el deterioro del periodonto, disminuyendo la respuesta inmunológica. La nicotina se deposita en los dientes y afecta la buena adhesión de las encías, favoreciendo la caída de los dientes y las infecciones. Finalmente, el aumento de temperatura en la boca debido al cigarrillo favorece el desarrollo de bacterias malas.

Otras causas de irritación de las encías

  • Las caries empiezan a menudo de manera muy discreta, pero cuando alcanzan las terminaciones nerviosas, no podemos seguir ignorándolas. La infección se puede extender a toda la zona y provocar dolores gingivales;
  • ¡El consumo excesivo de dulces es muy dañino para los dientes y encías! El azúcar se transforma en ácido en la boca y se vuelve una fuente de caries e irritaciones;
  • La diabetes puede generar riesgos de gingivitis y periodontitis por varios motivos: en primer lugar, la hiperglucemia modifica la saliva y altera la microcirculación en los pequeños vasos sanguíneos gingivales, provocando una deterioración de las encías. Además, ciertos medicamentos para la diabetes tienden a disminuir la salivación, aumentando por ende la formación de sarro;
  • Las aftas son pequeñas úlceras sin gravedad, pero dolorosas, que podemos encontrar tanto en la lengua como en otras mucosas bucales. Desaparecen en un lapso de diez días;
  • Si la encía está hinchada y caliente, duele, o tal vez incluso aparezca un grano, puede tratarse de un absceso. En este caso es necesario consultar rápido el médico;
  • El bruxismo es un movimiento, lateral o de adelante hacia atrás, involuntario de los maxilares, que suele suceder al quedarse dormido, y hace que la persona rechine los dientes. Conlleva un desgaste prematuro de los dientes y maltrata también las encías;
  • Los cambios hormonales pueden provocar irritaciones de las encías, por ejemplo durante el embarazo;
  • Después de los 50 años, y hasta antes en caso de mantenimiento deficiente de los dientes, la encía tiende a retractarse (recesión gingival). Deja al descubierto la parte que suele quedar oculta, lo cual puede causar irritación gingival y sensibilidad dental.

¡Es posible tener encías sanas y rosadas, perfectamente saludables, capaces de soportar los dientes y proteger sus raíces! ¡Esto empieza por un mantenimiento cuidadoso de los dientes, particularmente escogiendo un dentífrico protector de encías, de buena calidad!

Tres puntos claves para recordar sobre la irritación de las encías:

  • Las irritaciones de encías se deben, en una gran mayoría de casos, a una gingivitis, que es una inflamación sin gravedad, pero que necesita ser tratada, de los tejidos gingivales;
  • Para prevenir la gingivitis, la mejor solución es un cepillado suave y regular con un dentífrico especial cuidado de las encías;
  • Las gingivitis suelen ser causadas por el sarro y la placa dental, también pueden provenir de un aparato dental mal ajustado, de un trastorno hormonal, de la diabetes...
Más sobre el autor
Paul Musset
Paul Musset
Farmacéutico
Licenciado de un doctorado en Farmacia en la Universidad de Reims (Universidad en Francia), Paul Musset es un gran apasionado de la medicina natural y la nutrición deportiva. Te acompañará en "Tu rincón de bienestar y belleza" dándote sus consejos de salud y bienestar.
¿Cuáles son los beneficios de un tratamiento con levadura de cerveza? ◀◀
Cuida tus manos en invierno con cold cream ►►